Limpiar (amar) el río

Limpiar algo es cuidarlo. Se cuida cuando se ama, y el esfuerzo que implica limpiar, deriva en tratar de no ensuciar. La conciencia ambiental que se gestó en Gualeguaychú tras la magnitud que tuvo el movimiento en contra de las fábricas de pasta de celulosa en la cuenca del río Uruguay, ha de ser lo más valioso de aquel conflicto.

Por Sabina Melchiori

Es difícil asegurarlo, pero al menos podemos presuponer que si aquella defensa por el medio ambiente que abanderó la Asamblea Ciudadana Ambiental en Gualeguaychú no hubiera calado tan hondo, los alumnos de la escuela del Club de Pescadores no hubieran pasado la mañana de hoy limpiando el río.

Divididos en diferentes embarcaciones (en su mayoría, kayacs) y coordinados por profesores y alumnos del nivel superior, los chicos de sexto grado de la Escuela N° 208 “Profesor José María Ruperto Gelós” recorrieron el río Gualeguaychú -desde Solar del Este y hasta el club de Pescadores-, juntando las bolsas, envoltorios, botellas y demás basura que fueron encontrando.

Las nenas se encargaron del tramo entre Solar y el balneario municipal, y los nenes del resto. Ellas, al llegar al muelle mostraban entusiasmadas, sin queja alguna, el frío de las manos y contaban todas a la vez lo que había sido remar en grupo para juntar basura.

En una mañana de clases atípica se sembró la semilla de la responsabilidad ambiental.

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner