“Los agrotóxicos en los alimentos deberían producir cambios en el control”

Lo dijo el responsable del Instituto de Control de Alimentación y Bromatología (Icab) Pablo Basso, conocido el estudio que muestra gran presencia de agroquímicos en frutas y verduras. ¿Qué podemos hacer los consumidores?

Un estudio encargado por la Cátedra de Soberanía Alimentaria de la UBA y realizado por la Universidad de La Plata, detectó que seis de cada diez frutas y verduras evaluadas contenían restos de al menos un plaguicida. Los productos fueron adquiridos en verdulerías de la ciudad de Buenos Aires y entre ellos, las zanahorias, las naranjas y la lechuga resultaron ser los más contaminados.

“Esto debería servir para fijar normas nuevas”, expresó Pablo Basso quien consideró “muy serios” los resultados de la investigación difundida la semana pasada y que alertó sobre la presencia de cantidades excesivas de pesticidas en los alimentos y también de otros compuestos no permitidos para frutas o verduras “La preocupación es de todos porque todos somos consumidores”, admitió Basso.

“La respuesta que deberían rápidamente dar los organismos que se encargan de controlar esto como el Senasa o el INTA, es empezar a fijar normas que pongan límites para la regulación de la producción. Estoy seguro de que estos organismos se preocupan mucho en la producción hortícola, citrícola y en las habilitaciones que se hacen correspondientemente, pero esto no quiere decir que algunos de los químicos que hoy están permitidos estén produciendo algún efecto perjudicial en la salud; entonces hay que cambiar las normas”, consideró en declaraciones a ElEntreRíos.

En el mismo sentido, apuntó que “no hay laboratorios provinciales que pueden llegar a determinar si nuestros alimentos tienen carga tóxica por algún agroquímico utilizado en algunos tipos de producción”.

Qué hacer como consumidores

El Instituto de Control de la Alimentación y Bromatología (ICAB) es el organismo provincial cuyo objetivo principal es el de resguardar la seguridad alimentaria de la población en todas sus facetas.

Consultado sobre qué consejos pueden seguir los consumidores para disminuir y/o evitar los efectos nocivos para la salud que pueden tener algunos alimentos extraídos de la naturaleza contaminados con agroquímicos, Basso señaló en primer lugar la importancia de concientizar sobre la producción agroecológica.

“Tenemos que empezar a exigir que se produzca bajo normas más amigables con la tierra y el medio ambiente”, sintetizó al respecto.

Seguidamente indicó que “el lavado de frutas y verduras es importante” no sólo por el problema de los agroquímicos (que no siempre se resuelve con el lavado) “sino porque haciéndolo se evitan otras enfermedades relacionadas con la producción pero también con el traslado y lugares de venta de ciertas mercaderías que pueden contaminarse con otros productos dañinos para la salud”.

“Cualquier sospecha sobre un efecto en la salud debería mover toda la estructura; no deberíamos permitirlo”, afirmó sin dejar de cuestionar la lógica de mercado por la cual “los productos ecológicos son más caros y alejan el consumo de la gente”.

 

El Entre Ríos.

Comentarios