Los huevos de Pascua están un 40 por ciento más caros

Desde hace unas semanas vemos en las góndolas de los supermercados huevos de pascua de todos los tamaños, marcas, colores, precios, con sorpresas y sin, pero este 2017 no se diferencia de años anteriores y nos encontramos con que en la mayoría de los casos los precios son inaccesibles.

De la redacción de AIM

 

Ante este escenario, muchas mujeres deciden tomar las riendas de la situación y realizar sus propias delicias en casa, pero también optar por el trabajo de microemprendedoras que en esta época del año se dedican a hacer huevos de pascua caseros, con las ventajas que esto tiene.

Todos los materiales necesarios se encuentran a muy buenos precios en las casas de cotillones. Allí se encuentra el chocolate, los confites, los moldes, las sorpresas, y hasta las bolsitas y los moños para decorar, etc.. Después sólo resta armarse de paciencia y dedicación para trabajar prolijamente en casa y rezar para que el tiempo acompañe la tarea.

Haciendo los huevos caseros también nos garantizamos que sean nuevos, de buena calidad, que no hayan quedado de la temporada anterior y sobre todo brindamos una opción más barata para que todos los integrantes de la familia puedan disfrutar algo dulce el domingo de Pascua.

Para preparar unos cinco huevos de 300 gramos aproximadamente –un muy buen tamaño-, necesitamos un kilo de chocolate semiamargo (primera marca), medio kilo de azúcar impalpable, medio kilo de limón y dos claras de huevo. Además necesitamos confites, sorpresitas, bolsas para poner los huevos, moño y listo.

O sea que para preparar cinco huevos de pascua y comerlos en familia gastamos muy poco y para la venta están a mitad del precio que los de supermercado.

Ante esta realidad, la calle se llena de estos huevos envueltos en papel celofán transparente y se venden en diferentes comercios barriales, se promocionan en la radio del barrio o en afiches y volantes.

También, muchas mujeres por propia iniciativa ponen en marcha esta actividad y ya desde principios de marzo, muchos hogares se trasformaron en verdaderas fábricas de la dulce tradición.

Entonces, por estos días vimos en la cocina la olla más grande de la casa inundada de chocolate derretido, sobre las mesadas los moldes de diferentes tamaños y los chicos de la casa intentando ayudar a sus mamás en una tarea que también puede transformarse en juego.

 

El significado de los huevos de Pascua

Los huevos de chocolate se comen el domingo de pascua, día en que según la tradición cristiana Jesús resucitó de entre los muertos tres días después de ser crucificado.

El origen de esta costumbre viene de los antiguos egipcios, quienes acostumbraban regalarse en ocasiones especiales huevos decorados por ellos mismos con tinturas.

Para conmemorar la resurrección de Jesús los cristianos fijaron una época del año, la cuaresma, cuarenta días antes de la fiesta de pascua, en la que todos los cristianos debían hacer sacrificios para limpiar su alma. Uno de estos sacrificios era no comer huevos durante la cuaresma.

El día de Pascua, salían de sus casas con canastas con huevos para regalar a los demás cristianos.

La tradición, que perdura hasta hoy, simboliza un verdadero festejo por la resurrección de Jesús.

 

Una receta

Ingredientes: un kilo de chocolate  de buena calidad; glasé real para decorar;  moldes de huevos de pascua o figuras de pascua; un  pincel de cerda fina, de 10 centímetros de ancho para los huevos de pascua 20; confites, caramelos, chupetines y juguetitos; azúcar impalpable y colorantes que deseen; mangas y boquillas, para la decoración final del huevo de pascua.

 

Elaboración del Huevo de Pascua

Los moldes se deben limpiar con un papel de seda, en seco, o lavarlos con agua tibia y jabón y secarlos bien, luego terminar la limpieza pasando con un algodón humedecido en alcohol, para retirarle totalmente la gasa que aun puedan tener; finalmente se les pasa un algodón seco. Cada vez que se utilicen los moldes, se debe limpiarlos.

 

Fundido del chocolate

Picar 800 gramos del chocolate cobertura en trozos medianos. Utilizar un recipiente que sirva para llevarlo al baño María o  bien como alternativa puede derretirlo en el microondas. Este recipiente se lleva a baño María sobre otro que contenga agua hirviendo. Mantenga el fuego bien bajo para evitar que el chocolate se espese. Lo dejamos sobre el fuego durante 3 o 4 minutos aproximadamente, revolviendo sin parar. Tiene que llegar a una temperatura comprendida entre el rango de 39 a 45 grados. Para probarlo utilizar una espátula. Se retira un poco de chocolate y lo probamos presionándolo un poco con el labio inferior. Si se endurece el chocolate quiere decir que ya está en su punto. Se retira del fuego y se agrega los 200 gramos restantes del chocolate reservado, revolviendo constantemente hasta que todo esté disuelto.

 

Bañar el molde

Tomar el molde de los bordes. Introducir el pincel en el chocolate y pincelarlo el molde en el centro hacia fuera para se adhiera bien a las paredes. Una vez cubierto, se golpea un poco sobre la mesa para asentarlo más y se quede más brillante. Luego se lleva el molde, boca arriba, a la heladera, durante 10 minutos aproximadamente, tenga en cuenta que no es necesario enfriar totalmente el molde de las cáscara de huevo de pascua, solo debe observar que este coagulado. Retirar de la heladera y proceder con la aplicación de una segunda mano, volver a reforzar los bordes de chocolate, usando el pincel. Ahora, poner el molde boca abajo, sobre una bandeja cubierta de papel manteca o papel sulfito y llevar nuevamente a la nevera durante cerca de 25 minutos hasta que esté bien firme.

 

Desmoldado

Primero, se limpian bien las aletas del molde con una espátula plástica, luego se presiona con la punta de los dedos en el borde más ensanchado. El chocolate ya moldeado sale fácilmente. De no ser así se vuelve a colocar en la nevera unos minutos más. Una vez preparadas las dos mitades, se unen con un poco de chocolate. En todos no olvide incluir dentro del huevo de pascua una sorpresa, esta consta de confites, caramelos chupetines algún juguete y luego se procede a unir las dos partes. Una vez preparado el huevo, se inicia la decoración.

 

Decoración

Se sugiere una decoración sencilla a gusto de cada uno. Se puede decorar los huevos usando glasé real, en distintos colores y haciendo dibujos al gusto de cada persona.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner