Malvinas: “Iré con los ojos cerrados hasta la tumba de Carlitos”

“Voy a pararme frente a la entrada del Cementerio de Darwin y ya sabré exactamente dónde está. Será muy diferente a cuando fui la primera vez. Podré entrar con los ojos cerrados, ya tengo grabado el camino que debo recorrer para llegar a su tumba”. Para Elsa, hermana de Carlitos Mosto, el próximo lunes 26 de marzo será el día en que, por fin, podrá mirar la tierra y decir “estás aquí”.

 

Por Verónica Toller

 

Un contingente de 200 argentinos estará ese lunes en Malvinas para rendir homenaje a los 90 soldados allí enterrados, cuyos restos fueron identificados por el equipo internacional de antropología forense designado por la Cruz Roja Internacional. Esta identificación forma parte de un proyecto amplio destinado a identificar los restos de 123 soldados argentinos que permanecían en el Cementerio de Darwin, Islas Malvinas, como tumbas NN.

Ahora está claro. Darwin, sector B, fila 5, tumba 4. D.B.5.4. Allí reposa Carlos Gustavo Mosto, gualeguaychuense, clase 59. En diciembre pasado, Elsa Mosto y sus hermanos Hugo y Oscar recibieron el informe positivo de la identificación en una detallada carpeta que incluyó fotografías y la única pertenencia e Carlitos que la Cruz Roja entregó a los familiares: la media chapa identificatoria con su número de DNI atada a un cordel. “Un tesoro para mí; la chapa que estaba junto a su pecho”, dice Elsa.

 

 

“Ahora, ya sabemos dónde está –dijo Elsa a Infoner-. Mis dos hermanos no pueden viajar, así que iré yo con una de mis hijas, Evangelina”. La decisión de que viajara Evangelina fue tomada de forma muy democrática: “hice un sorteo con el nombre de cada sobrino de Carlitos para no dejar a ninguno afuera. Y salió mi hija. Pero, si Dios quiere, habrá próximos viajes y haremos exactamente lo mismo para que puedan llegar a donde está su tío”.

El viaje a Malvinas comenzará el domingo 25 a las 6 de la mañana, cuando partan de Gualeguaychú rumbo a Buenos Aires. Además e las dos Mosto, irán dos familiares de Raúl Dimotta, también gualeguachuense, que dio su vida en la guerra de 1982. Ese domingo habrá n Buenos Aires una reunión de todos los familiares previa al viaje, y el lunes a las 4:30 de la mañana será la partida desde Ezeiza. El financiamiento del viaje corre por cuenta del Gobierno argentino, y la organización, de este junto a la Comisión de Familiares de Caídos.

En diciembre pasado, el equipo de la Cruz Roja y de antropología forense explicó a los tres hermanos Mosto que, al excavar, hallaron en la tumba 4 de la fila 5, sector B, un cuerpo envuelto en una manta verde dentro de doble bolsa plástica blanca; dos paquetes de cigarrillos (Camel y Chesterfield), un peine, chiclets, 3 balas. Una carta en un bolsillo. Por fuera del envoltorio se leía “Stanley” (Carlos Mosto fue enterrado primero en Puerto Argentino o Port Stanley, y trasladado luego a Darwin).

Indicaron que tomaron su cuerpo con todo cuidado, lo desenvolvieron, extrajeron muestras de un fémur y de dentadura y las compararon con el ADN de las muestras que en 2013 les dieran Elsa, Hugo y la mamá de Carlitos, Blanca Mosto. El resultado fue contundente. Y que volvieron a envolver el cuerpo, dejaron con él la carta, las balas, los cigarrillos, el peine, los cicklets, y lo colocaron en un cajón nuevo antes de devolverlo a la tierra.

“Voy a poder arrodillarme porque ya sé dónde está, dónde descansa su cuerpo. Se mezclan muchos sentimientos –agregó Elsa-. Siento paz mental al poder llegar a donde está. Cuando  fui la primera vez, elegí una cruz cualquiera y me arrodillé. No era la suya, pero era la de otro hermano, otro hijo… “

El gobierno kelper de las islas puso condiciones: los familiares solamente podrán llevar cada uno un rosario blanco, una flor e tela también blanca y una corona de flores del mismo color y del mismo material.  Nada más.

El retorno será ese mismo lunes por la tarde, ya que según se alegó, Malvinas no cuenta con alojamiento suficiente para albergar a todo el contingente.

“Tendré a toda la familia en mi mente y voy a abrazar  cruz en nombre de todos”, cerró Elsa.

 

Elsa Mosto

About the author  ⁄ Infoner