MANÉJESE CON CUIDADO

(Mori Ponsowy, “Cuánto tiempo un día”)

 

Hay un alma mal embalada dentro de ti

y no sabes dónde se va a reclamar.

 

Has visto las de otras personas envueltas en cartón

corrugado de tres capas, acolchadas con espuma

de polietileno y películas de telgopor, resguardadas

en cajas de acero a prueba de bombas nucleares.

Pero la tuya anda a la intemperie,

se encoge bajo la lluvia.

 

Amenazadas por un enemigo,

las lagartijas sueltan la cola.

Luego les crece otra, como si nada.

 

Quizá también las almas

puedan renacer de las migajas

de un mundo en ruinas.

 

No la tuya: porfiada,

negándose a abandonar recuerdos,

marchando desnuda a la batalla,

blandiendo su inmortalidad

como sola armadura.

 

Quizá en quince o veinte años puedas cambiarla:

una leve anestesia, una visita al quirófano,

una inyección de células madre bastarán

para convertirte en una lagartija cualquiera.

 

Hasta entonces,

no se aceptan reclamos.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner