Martín Daneri: “Fue una gran descarga hablar de esto”

Martín fue el primero en declarar ante la Justicia, ni bien se abrió una causa de oficio para investigar a Gustavo Rivas; pero también fue el primero en hacer pública su denuncia. Su teléfono no para recibir llamadas de periodistas de todo el país. A ninguno le dice que no. Asegura que se siente bien.

Por Sabina Melchiori

 

Martín Daneri, abogado y ajedrecista de 50 años, cuenta que fue víctima de Gustavo Rivas cuando tenía 15. Su relato conmocionó a todos desde el principio, porque fue uno de los dos que se publicaron -aunque reservando la identidad- en la edición de Análisis del jueves 27 de julio, en la que su director, Daniel Enz, denunciaba a Rivas de haber cometido abusos a más de 2000 menores durante cuatro décadas.

Martín recuerda haber ido, en 1977, junto a un grupo de compañeros de voley, a un “bulín” que Rivas tenía en “una calle de tierra” de Gualeguaychú.  Cuenta que había una cama, luces rojas y un espejo ubicado de modo horizontal. “Nos puso una película porno y filmó cómo nos masturbábamos grupalmente, estábamos parados y él se tiró en la cama. No sólo eso sino que también nos midió. Y nos filmaba y comentaba cuando eyaculábamos. Ese mismo video fue proyectado en otro encuentro similar, que no fue en el bulín sino en su casa materna”.

“En mi vida siempre estuvo el deseo de que esto saliera a la luz, por la búsqueda de la verdad y para que no se generen más víctimas ante una persona así que puede estar al acecho”, expresa Martín, quien pudo contarlo todo 40 años después y asegura que se siente bien: “Declaré en Paraná el jueves a la noche ante el procurador general y estoy dispuesto a ratificar lo que dije, incluso ante las personas que nombro, exponiéndome por segunda vez, porque yo ya fui víctima hace 40 años y no quiero que se me victimice nuevamente”.

En ese sentido, agrega que “una vez judicializado mi testimonio, aunque me costó hacerlo, decido hacer mi exposición mediática y ser un denunciante público con la idea de quienes han sido víctimas se animen también a declarar, aunque no lo hagan públicamente como yo, per sí en la Justicia, que van a tener la reserva necesaria para que no sean conocidas mediáticamente”.

“Para mi fue una gran descarga hablar de esto. Yo me estoy sometiendo a  una exposición muy grande pero siento un alivio al haberme descargado, y por sentir que puedo ayudar a las demás víctimas para que se animen a declarar y evitar posibles victimas futuras. Es lo que me gratifica y da fuerzas”, concluye.

 

Fuente: Infoner, Análisis y Canal 9 Litoral.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner