Menos sal, más vida

El 17 de mayo se celebró el Día Mundial de la Hipertensión Arterial. Debemos tomar conciencia sobre la importancia de mantener un estilo de vida saludable para evitar esta enfermedad, ya que existe una relación directa entre la presión arterial elevada y la probabilidad de sufrir problemas cardiovasculares graves.

 

Por Rocío Hernández – Lic. en Nutrición MP 21992

En los últimos años se viene haciendo prevención mediante la promoción de una alimentación saludable y, específicamente relacionado a la hipertensión, a la reducción del consumo de sodio, ya que es el mineral relacionado directamente con esta patología crónica. Varios estudios demuestran que en nuestro país consumimos en promedio 6 veces más sodio de lo recomendado y, en relación a la prevalencia de hipertensión, en las últimas Encuestas Nacionales de Factores de Riesgo el 40% de la población presentó presión arterial elevada al momento de la medición.

Si bien, siempre recomendamos el cuidado del consumo de sal de mesa, debemos saber que no es el único alimento que contiene sodio, es más muchas veces, sin intención, simplemente por desconocimiento, muchas personas usan nada o poca cantidad de sal, pero quizás consumen otros alimentos que son naturalmente ricos en sodio.

Los alimentos que más sodio contienen son:

Sal de mesa común
Caldos en cubos comunes
Salsa de soja
Anchoas en lata
Panceta
Chorizo colorado
Salame
Mostaza
Chizitos
Mortadela
Queso rallado
Jamón crudo
Papas fritas comerciales
Enlatados como atún y caballa
Enlatados como arveja, choclos, etc.

No obstante, la reducción del consumo de sodio no es la única forma de prevenir la hipertensión, ya que, además debemos:

Aumentar la ingesta de potasio, presente, principalmente, en frutas y verduras frescas y cereales integrales.
Realizar actividad física de manera regular
Consumir agua sola o con agregado de hierbas o trozos de frutas.
Reducir la ingesta de bebidas alcohólicas y azucaradas
Evitar el hábito de fumar.

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner