Meriendas de verano

En esta temporada de calor a todos nos apetecen helados, sorbetes o smoothies comerciales en medio de una tarde calurosa, pero si nuestro objetivo es no descuidar la calidad de lo que comemos, a continuación les dejo algunas opciones de merienda saludable, de forma sencilla y sabrosa.

 

Por Rocío Hernández Lic. en Nutrición MP 21992

 

La clave está en seleccionar ingredientes de estación, ricos en agua y buenos nutrientes y por sobre todo, en cuidar las temperaturas de nuestros plato para que nos ayuden a refrescar el organismo en esta temporada. Algunas buenas opciones que puedes elaborar en casa son:

 

Brochetas de frutas frescas

Es muy fácil y a los niños como a los adultos les encantarán, sólo necesitamos para su elaboración 1/4 de ananá, 1 banana, 1 durazno, 3 ciruelas, 5 cerezas.
Debemos lavar bien la fruta, pelar la ananá y la banana así como el durazno si no les agrada su piel y cortaremos trozos grandes que iremos colocando en una brocheta alternando colores para lograr un plato fresco y atractivo a la vista.

 

 

Smoothie de durazno y coco

Para una merienda fácil y saciante podemos elaborar un batido diferente a base de fruta y con algunos “toppings” saludables añadidos.
En este caso necesitamos 1 durazno, 1/2 taza de leche de coco, 5 almendras, 2 cucharadas de avena en copos, 5 frambuesas frescas o cerezas.
Agregamos al vaso de la licuadora la pulpa del durazno bien fría o si lo deseamos, congelada junto a la leche de coco y los copos de avena. Obtendremos un batido que serviremos en una compotera y acompañaremos de las almendras y las frambuesas frescas.

 

Vasitos de yogur, avena y cerezas

Los vasitos están de moda y pueden ser una preparación completa, fácil de realizar y muy refrescante. En esta ocasión necesitamos para realizarlos 1 yogur natural desnatado, 1 cucharada de miel, 4 cucharadas de copos de avena, 1/2 taza de cerezas frescas partidas por la mitad, y 2 cucharadas de nueces picadas.
En un recipiente mezclamos el yogur con la miel y en vasitos individuales vamos incorporando por capas una cucharada de yogur con miel, avena y nueces picadas y por último cerezas frescas. Repetimos las capas hasta finalizar el vasito y listo para consumir.
Podemos elaborar vasitos con otras frutas, con semillas de chía, con otros cereales o sin yogur y con queso fresco por ejemplo.

 

 

Palitos de yogur y frutos rojos

Los palitos son muy fáciles de elaborar y pueden ser la opción ideal para reemplazar los helados comerciales colmados de grasas y azúcares añadidos.
En este caso necesitaremos 1 yogur natural, 1 cucharada de stevia, 1 taza de frutos rojos (frambuesas, moras, cerezas, arándanos u otros).
En la licuadora mezclaremos el endulzante con el yogur y 1/2 taza de frutos rojos, e incorporaremos después el resto de los frutos rojos enteros a la preparación, antes de colocarla en los moldes para palitos helados.
Una vez firmes (después de tres horas de congelador como mínimo), desmoldamos y disfrutamos.

 

 

Sándwich de queso y palta

Si eres amante de lo salado, también puedes elaborar una sabrosa merienda con ingredientes de estación, fresca y nutritiva como este sándwich que lleva: 1 pan de pita integral, 1/2 palta, 1 tomate en rebanadas gruesas, 1 rebanada de queso fresco, hojas de lechuga y sal a gusto.
Armamos la pita con la pulpa de la palta en gajos gruesos, rebanadas de tomate, el queso y las hojas de lechuga, adicionamos sal por encima si lo deseamos y cerramos el sándwich fresco, ligero y colmado de potasio, carotenos y agua.
Podemos también elaborar otros sándwiches frescos con trocitos de pollo o atún al natural, o bien con vegetales solos como: palta, rúcula y tomate, o de pepino, zanahoria y lechuga.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner