“Mi marido ató el ombligo con un cordón de zapatilla”

María Celeste Gutierrez tiene 28 años. Este martes por la madrugada nació su noveno hijo, Gian. El parto fue en su casa del barrio Molinari, de Gualeguaychú. La ayudaron su marido y dos policías.

 

Por Sabina Melchiori

 

A las 10 de la mañana Gian llevaba seis horas de vida fuera de la panza de su mamá y dormía plácidamente y abrigadito en la misma cama que ella, en la sala de Maternidad del Hospital Centenario de Gualeguaychú.

María Celeste estaba cansada, las contracciones habían empezado a la medianoche. Cuando su marido llamó a la ambulancia, pasadas las 3 de la mañana, ya era tarde. Gian estaba dispuesto a salir. Entonces recurrieron a la Policía.

Fueron el oficial subinspector Adrián Sorhobigarat y el cabo Luis Quintero, de la Comisaría 8va, quienes auxiliaron a la pareja que estaba a punto de recibir a su bebé.  “Le dije que se pusiera en posición ginecológica y cuando miré ya se le veía la cabecita al bebé”, relató Sorhobigarat, sumamente emocionado por la situación que le tocó vivir.

El policía es papá de un niño de seis años que nació prematuramente y él, por cuestiones laborales, no pudo estar presente en el parto. Era la primera vez que presenciaba uno y estaba nervioso. A cada rato le preguntaba a Celeste si se sentía bien; le dijo al marido que trajera alguna estufa porque en la habitación hacía frío y se quedó con ellos, asistiendo, sosteniendo, esperando a Gian y a la ambulancia del hospital.

Ella, ya desde la cama del hospital recordó con una sonrisa la situación: “Estaban más nerviosos que yo”. Y contó que el hecho de haber pasado por ocho partos, le ayudó a controlar los nervios: “Yo ya tengo ocho hijos, este es el noveno; y mi marido también tiene un hijo así que algo sabía, él ató el ombligo con un cordón de zapatilla”.

Cuando le preguntamos si necesitaba algo, dijo “pañales y algo de ropita para él”. Lo que tenía puesto se lo habían dado en el Hospital.

 

 

Reflexiones

A María Celeste la conocimos porque Gian nació en su casa y ella fue asistida por dos policías. La información fue enviada a los medios a través de Whats App, precisamente desde la Policía.

Si los papás de Gian hubieran llamado más temprano al servicio de emergencia del Hospital y él hubiera nacido allí, nadie sabría de María Celeste, sus 28 años y sus nueve hijos. Nadie sabría que necesita pañales y ropa para su bebé.

Este particular parto ha dejado al descubierto la vulnerabilidad de al menos una mujer y nueve niños. ¿Qué hacemos ahora?

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner