Mientras pinto, todo lo que me agobia desaparece

Eso dice Florencia Alfaro, una gualeguaychuense de 32 años que descubrió la pintura, y se quedó con ella, hace apenas dos. Compartimos una charla llena de colores, de saltos, de riesgos, de cambios de rumbo y sonrisas.


INFONER
: ¿Cuándo empezaste a pintar y por qué? 
FLORENCIA ALFARO: Comencé a pintar hace dos años y medio, más o menos.. Empecé a hacerlo en plan de “búsqueda” creo. Siempre fui muy curiosa. Cuando me vine a vivir a Buenos Aires para estudiar en la universidad esto de “la curiosidad” quedó un poquito detenido… el estudio de la carrera me absorbió, pero una vez terminada, algo en el cuerpo me hizo volver a experimentar y explorar, y me sumergí en diferentes disciplinas artísticas, como dije antes, en “plan de búsqueda”, aunque de esto me doy cuenta hoy.
Cuando llegué a la pintura algo se reveló para mí, fue como encontrarme. Sentí realmente haber encontrado mi medio de expresión , mi hábitat , mi refugio, mi lugar de juego… Al hacerlo, todo el resto desaparece. Todo.

I: ¿Qué técnica usás?
F. A: Por el momento he estado usando acrílicos y pinceletas grandes, trazando anchas pinceladas. Mis primeros trabajos, las primeras series, tenían mucho color, mucha explosión, mucha rapidez, mucha vida y emoción, y todo en un lenguaje abstracto. Hoy por hoy estoy en período de exploración de otros materiales y otros caminos y herramientas, me he volcado a la simpleza del blanco y negro, que me tiene atrapada, pero sé que algo dentro mío se está “cocinando” y hará que el B y N se mixture con mis colores. Solo es tiempo. Todo es tiempo.

I: ¿Qué te pasa mientras estás pintando?
F. A: Cuando pinto aprendo acerca de mi persona. Soy puramente yo, lo más “yo” que puedo ser, con las emociones que tenga dentro mío en ese momento. Y me siento muy libre. Aprendo a aceptarme con virtudes y errores, a aceptar cuando algo no sale, a tener paciencia, a no abandonar. Aprendo acerca del trabajo y siento mucha felicidad. Juego  mucho. Mientras pinto todo lo que me agobia desaparece, realmente lo hace.  Y resulta que después de pasarme unas horas pintando me encuentro más “clara” y tranquila. Entro en otro ritmo. Me suma mucho estar escuchando musiquita durante el proceso.

I: ¿Qué te inspira?
F. A: Mmmm… Me inspiran muchas cosas, pero en principio la naturaleza y la música (en vivo y no).
También me inspiran mucho los momentos compartidos con seres que quiero, esos momentos que luego de haber pasado, cuando vuelvo a estar sola, y reflexiono, siento que me dejaron algo lindo en el cuerpo, en el pecho… Eso me inspira a pintar, las manos me lo piden.

I: ¿Imaginas la obra antes de empezarla o se va resolviendo en el proceso?
F. A: No imagino la obra, se va desarrollando a medida que estoy trabajando. Lo único que determino son los colores que voy a usar. Después, ella es la que manda.

I: ¿Cuáles son tus colores preferidos?
F. A: Podría decir que tengo periodos en los cuales me “enamoro” de algunas gamas/combinaciones, y luego de repente me aburro de ellos y paso a otras, pasando previamente por una exploración.  Pero para responder concretamente, dentro de los colores me atraen mucho los estridentes, incluso estuve un tiempo usando colores fluo.

I: ¿Qué satisfacciones te ha dado la pintura?
F. A: La pintura me permite expresarme, comunicarme, vincularme con otros, generar proyectos compartidos e individuales. Me hace feliz. Me brinda un espacio de respiro, de reflexión. Al ser tímida (toda la vida), a través de mi trabajo, logro “estar” .

 

 

Conocé más obras de Florencia en: www.mariaflorenciaalfa.wix.com/arte

Fotos: Ramiro Garzón

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner