Monseñor Lozano pidió una “pronta solución conjunta” al conflicto docente

El presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano, calificó al conflicto docente como “de difícil salida” pero se mostró esperanzado en que las partes puedan encauzar la negociación para “encontrar alguna solución en forma conjunta y lo más pronto posible”.

Sostuvo que “da pena porque estos conflictos suelen manifestarse en torno al inicio de la actividad académica cuando hemos tenido varios meses que se podrían haber aprovechado para avanzar en las negociaciones”.
“Lo veo como de difícil salida pero me parece que hay voluntad de toda la sociedad, y sin duda de parte de quienes están en las negociaciones, de encontrar alguna solución que espero la puedan empezar a expresar y encontrar en forma conjunta y lo más pronto posible”, analizó Lozano al ser consultado por el conflicto salarial docente en radio Continental.

El prelado confesó que le “da pena porque estos conflictos suelen manifestarse en torno al inicio de la actividad académica cuando hemos tenido varios meses que se podrían haber aprovechado para avanzar en las negociaciones”.

Los gremios docentes bonaerenses rechazaron “en forma categórica y por insuficiente” una nueva oferta salarial del gobierno provincial y ratificaron la continuidad del paro para el lunes, tras cuatro jornadas de huelga, con lo que las clases seguirán sin empezar en provincia de Buenos Aires.

El conflicto tiende así a agravarse, ya que la medida de fuerza afectará a casi 4 millones de alumnos, porque a los chicos de primaria se le sumarán los de secundaria y nivel inicial, según informaron los seis sindicatos del Frente docente.

En lo central, la nueva propuesta consistía en elevar de 18 al 19 por ciento el aumento de este año, achicar de cuatro a tres las cuotas y abonar 500 pesos como compensación por la pérdida de 2016, que no se integran al sueldo, que los sindicatos tildaron de “bono tardío”.

La nueva oferta planteaba el incremento en tres cuotas: cinco por ciento en enero, cinco por ciento en abril y nueve por ciento en septiembre, manteniendo la cláusula gatillo por la cual si la inflación es superior se abonará la diferencia.

Según los cálculos del gobierno, la propuesta permitiría que cada docente reciba, en forma inmediata, una suma de entre 2.000 y 4.750 pesos en total, dependiendo del cargo.

Con esta propuesta, el salario de maestro de grado, con el aumento de enero, arrancaría en 10.291 pesos; pasaría a 10.780 en abril -a cobrar en mayo- y a 11.633 en septiembre -a percibir en octubre-.

Además, la administración bonaerense ofreció un pago remunerativo por el primer trimestre a liquidar en marzo, de acuerdo al cargo y antigüedad, de 1500 pesos a 3750 pesos, que fue calificado por los sindicados como «un préstamo».

El secretario general de SUTEBA, Roberto Baradel afirmó: “Rechazamos categóricamente la propuesta» y explicó que «la única diferencia con la oferta anterior es un uno por ciento, y en cuanto a la reducción de cuotas, la última es en septiembre a cobrar en enero de 2018».

 

 

ANÁLISIS

Comentarios