Mundial de Básquet: Argentina y Uruguay organizarán el certamen 2027

La FIBA le otorgó la cita ecuménica de 2023 a Filipinas, Indonesia y Japón y dejó al binomio sudamericano como único candidato para 2027. Si se presentan todos los avales necesarios, en junio se confirma la decisión.

Y finalmente FIBA anunció la decisión más esperada. Pero lo hizo con un efecto sorpresa. Porque confirmó a Filipinas, Indonesia y Japón como las sedes del Mundial 2023 y otorgó a Argentina y Uruguay la posibilidad de organizar el Mundial 2027, tras un acuerdo al que arribaron las Federaciones intervinientes y los gobiernos de Argentina y Uruguay y que fue refrendado por el Central Board de la entidad.

Las autoridades de FIBA decidieron romper el sistema de elección por primera vez en la historia a partir de la alta calidad y extrema paridad que presentaron ambas candidaturas. Se trata de una medida similar a la que llevara adelante el Comité Olímpico Internacional meses atrás, cuando formalizó a París (2024) y Los Angeles (2028) como próximas citas olímpicas.

De esta manera, después de un largo proceso de más de un año, la entidad madre especificó que la postulación de Japón, Indonesia y Filipinas fue la que se adjudicó la organización de la Copa del Mundo 2023 y, a la vez, que Argentina y Uruguay tendrán la posibilidad de ser anfitrionas del principal torneo de la disciplina en 2027 como únicos candidatos. Para ello deberán adaptar sus documentos y garantías, y cumplimentar el procedimiento técnico abreviado fijado por la entidad madre. El buró central, una vez cumplimentada la tarea, estará en condiciones de elegir la sede en el mes de Junio del año próximo.

“Teniendo en cuenta que las dos candidaturas fueron consideradas de primerísimo nivel, el Central Board aprobó en la reunión de hoy darle la posibilidad a Argentina-Uruguay de ser el único candidato para organizar la Copa del Mundo 2027, siempre que se ajuste a las condiciones que estipule FIBA. Fue aprobado por unanimidad que tendrán la chance de adaptar su candidatura y presentarla nuevamente”, señaló Horacio Muratore, presidente de FIBA. Y agregó: “Argentina, Uruguay, Japón, Filipinas e Indonesia son países donde el básquet es muy importante. Hoy, el básquet es el gran ganador”.

La Confederación Argentina y la Federación Uruguaya trabajarán en los meses venideros junto a FIBA y sus gobiernos para adaptar los contratos, avales y garantías propuestas a la nueva fecha en que ambos países tendrán la posibilidad de albergar el Mundial. Una vez culminada dicha tarea el Buró Central oficializará la decisión hoy comunicada.

“Queremos agradecer a FIBA por la posibilidad que nos brinda de trabajar para organizar la máxima cita mundial en 2027, felicitar a la candidatura asiática por el logro obtenido y agradecer a ambos gobiernos nacionales, sponsors y toda la familia del básquet por haber acompañado con tanto entusiasmo a la candidatura. Sin ese apoyo y soporte constante esto no hubiera sido posible”, manifestó el Presidente de CABB, Federico Susbielles. Y con igual alegría se expresó Ricardo Vairo, referente de la Federación uruguaya: “Nuestro sueño se hizo realidad, no será en 2023, pero trabajaremos fuertemente para que la máxima cita del básquet regrese a América en 2027, en la tierra donde esta historia comenzó. A redoblar esfuerzos y hacer el Mundial que nos merecemos”.

“Es un gran orgullo para ambos países que la FIBA nos haya confiado la posibilidad de trabajar para organizar el Mundial 2027. Haber sido finalistas para la edición 2023 ya era un logro que debíamos celebrar. Ahora, la organización del Mundial 2027 nos compromete a seguir trabajando con más fuerza y la misma seriedad para estar a la altura de las circunstancias y concretar de la mejor manera este sueño que nos posiciona a los ojos del mundo”, señaló Javier Mac Allister, secretario de Deportes de la Nación. Y agregó: “La candidatura de Argentina y Uruguay ha sido bien construida, eso permitió conformar una postulación sólida que ha dejado atrás a varios países. Hubo un esfuerzo conjunto respaldado por los gobiernos de ambos países para generar un legado que perdure en el tiempo, aprovechando la tradición rioplatense no solo en el básquetbol sino en el deporte en general”.

Culminó una etapa. Valió la pena el esfuerzo de más de un año (6 de octubre de 2016), trabajando intensamente para intentar estar a la altura del desafío y sostener una candidatura sólida, que apostó (y lo seguirá haciendo) a trascender y dejar legado. “Es un día muy importante para el básquet ríoplatense. No somos dos países que se unen para una candidatura deportiva. Somos pasión y profesionalismo. Somos capaces de organizar y lo hemos demostrado organizando cinco torneos continentales este año, renovamos credenciales en ese sentido. Realmente siento una profunda alegría, era injusto que una candidatura se vaya con las manos vacías. Rápidamente nos pondremos a trabajar con FiBA y ambos gobiernos nacionales para cumplir con los pasos administrativos requeridos y poder tener la Copa del Mundo 2027 en casa” concluyó Susbielles.

 

Super Deportivo // El once.

Comentarios