“Nación es la competente para controlar la emisión de gases de UPM”, dijo Melo

Admitió que Ambiente denunció un Convenio firmado en 2014 por la Provincia para reinstalar la estación de la CONEA que se encontraba en Ñandubaysal.

Horacio Melo, responsable de la secretaría de Ambiente de la provincia dijo que funcionarán medidores de calidad de aire en Costa Uruguay Sur, pero reconoció que los equipos tienen “cierta limitación técnica”, y agregó que ello será así “hasta que el Gobierno Nacional asuma la competencia que le corresponde de medir un impacto de aire transfronterizo, porque no es el Estado provincial quien debe asumir esa responsabilidad”. Y acotó que “el equipo que estamos instalando, no sirve para medir impacto transfronterizo de aire”.

Melo expresó que “lamentablemente con esta incipiente medición de aire que vamos a hacer no vamos a aportar mucho en lo que tiene que ver con el problema de salud y es una deuda pendiente que tiene la provincia en cuanto a lo que hace a la medición de calidad de aire, un programa que en algún momento tuvo un convenio firmado con la Nación. En base a ese acuerdo se pudieron adquirir dos equipos, de cierta limitación técnica para tener una idea de la calidad del aire de la ciudad y de instalar –en calidad de colaboración- el primero de ellos en una zona donde llegaría el impacto de las emisiones transfronterizas de la planta de UPM”.

Seguidamente Melo se encargó de afirmar que tal instalación “es para acompañar hasta que el Gobierno Nacional ejercite su responsabilidad de hecho y de derecho y asuma la competencia de medir un impacto de aire transfronterizo. Ya lo he manifestado en reiteradas oportunidades que no es la provincia de Entre Ríos quien debe asumir esta responsabilidad sino que la misma es absolutamente del Estado Nacional”.

Melo dijo que “no basta con instalar en el lugar adecuado una estación de medición sofisticada como la que hasta hace dos años estuvo en el Ñandubaysal y que se retiró para ser reparada. Para lograr ciertas conclusiones hay que tener los datos de emisión de la chimenea de la planta de UPM de Fray Bentos a los que el Gobierno provincial no tiene forma de acceder. Entre Ríos no sabe que emite UPM, eso sí lo sabe la CARU, que depende de Cancillería. En 2013 se pudo lograr el dato y se comprobó el impacto ambiental transfronterizo de la pastera en base a una investigación de un Fiscal de Gualeguaychú”.

Melo insistió que “la provincia no tiene capacidad técnica para manejar una estación de monitoreo de esta naturaleza como la que estaba en Ñandubaysal, que es muy sofisticada. Tampoco tiene organismos específicos que se puedan abocar a ese manejo, salvo que el Estado Nacional quiera transferir la Comisión Nacional de Energía Atómica y el Servicio Meteorológico Nacional a Entre Ríos. El único competente en materia de impacto transfronterizo es la Nación y por eso hemos denunciado el convenio firmado en 2014, que tenía la intencionalidad de transferirnos el equipamiento. El tema es quien interpreta después los datos que se recolectan y quien los certifica”.

Finalmente, y respecto a la problemática del aumento de cáncer en Gualeguaychú, Melo sostuvo que “la realidad está en la cuestión ambiental”.

 

Maxima Online