Nahir cerró su declaración: “Todos los días tengo la culpa de haber agarrado el arma”

“Todos los días tengo la culpa de haber agarrado el arma en ese momento y no haber dejado que las cosas pasaran de otra forma. Nada más”.

 

Así cerró hoy en Tribunales de Galeguaychú su declaración Nahir Galarza, asesina confesa de Fernando Pastorizzo.

“Estos meses me han costado mucho -dijo antes-. Esa noche, cuando llegamos a la calle, el empezó a acelerar, yo le grité que parara porque nos íbamos a chocar contra la pared. Se empezó a reír. Le dije que no me causaba gracia lo que estaba haciendo. Llegamos a la calle de mi abuela, una calle de tierra, y bajó la velocidad. Cuando dobló, perdió el equilibrio, venía manejando con una sola mano. Se empezó a tambalear la moto, tuvo que agarrarla con las dos manos y en ese momento me tomé de el y le saqué el arma. Se la saqué solamente, no tengo idea cómo, la verdad…”

 

Dice que en ese momento, él se dio cuenta. “Nos caímos los dos para el costado. Me quedé aturdida, fueron dos segundos, todo rápido. No he encontrado cómo describir cómo me sentía, se me puso la mente en blanco. Me quedé aturdida. No sabía qué hacer, nunca me había imaginado pasar una situación así. Estaba él ahí y el arma. No me podía quedar pero tampoco me podía ir. No sabía qué hacer, se me había apagado la mente. No tenía noción de nada. Ojalá pudiera saber cómo explicar cómo me sentía. Me fui a mi casa y estaban todos durmiendo. Me fui a mi habitación. Sabía que Fernando había recibido un disparo pero el otro no sabía… Fue un momento rápido y él estaba herido; no significaba que se iba a morir. Ni siquiera se me cruzó por la cabeza que iba a morir. Me enteré cuando me llamó la mamá. Se me paro el corazón cuando vi que me llamaba ella”.
Y finalizó:
“Todos los días tengo la culpa de haber agarrado el arma en ese momento y no haber dejado que las cosas pasaran de otra forma. Nada más”.

 

About the author  ⁄ Infoner