Nieta 126: “Todos pasamos momentos de dolor, pero la verdad nunca va a ser peor que vivir una mentira”

Este sábado estuvo en Concepción del Uruguay Adriana Garnier, la nieta recuperada Nº 126, hija del uruguayense Edgardo Roberto Garnier y Violeta Ortolani, desaparecidos en 1977 en manos de la dictadura cívico militar. La la Convocada por la Comisión de Memoria, Verdad y Justicia, dio una charla en Agmer.

 

En Concepción del Uruguay, Adriana recuperó a parte de su familia: su tía Silvia Garnier y su abuela Blanca Díaz de Garnier.

Fue recibida por el Director de Derechos Humanos de Concepción del Uruguay Darío Barón y el Subsecretario de Derechos Humanos de la provincia, Matías Germano, quien viajó especialmente desde Paraná para participar de la actividad junto a Adriana.

“Nuestra intención era darte una pequeña bienvenida institucional, de parte del intendente y del Concejo Deliberante, porque tu historia significó una gran alegría para toda la ciudad y para toda la provincia. Y para nuestra dirección que si bien abarca muchos temas, lo que tiene que ver con la memoria, la verdad y la justicia son banderas irrenunciables para nosotros. Por eso nos tocó muy de cerca y queríamos recibirte aquí”, señaló Darío Barón.

Adriana se mostró muy agradecida por todo el recibimiento de Concepción del Uruguay: “Más allá de haberme reencontrado con una familia, siento que hay mucha gente que me abraza porque siente esta historia muy cercana. Por eso estoy muy contenta de estar acá, y voy a volver todo el tiempo que sea necesario, no solamente porque acá está mi familia, sino también para colaborar en todo lo que pueda para que esta historia sirva para sostener esas banderas de verdad, justicia y sobre todo de la memoria; no debemos permitir que haya olvido”, dijo Adriana.

“Yo lo que siento con mi historia es que traspasa las fronteras políticas. Y ojalá pueda aportar desde mi lugar para multiplicar esta idea de memoria y esta lucha por la verdad y la justicia. Todo lo que pueda aprovechar en este momento de notoriedad para concientizar sobre lo que pasó, o para la búsqueda de la identidad, o reivindicar la lucha de las Abuelas, yo voy a estar siempre disponible para colaborar desde mi lugar, quiero contagiar eso y el mensaje es el mismo: que el que tenga dudas de su identidad, no tenga miedo de buscar la verdad… la verdad nunca nos puede hacer daño, todos pasamos momentos de dolor, pero la verdad nunca va a ser peor que vivir una mentira”, relató Adriana.

Adriana estuvo acompañada de Silvia Garnier, su tía, y parte del equipo de la secretaría de Derechos Humanos de Agmer. Previo a la charla en la sede del sindicato docente, Adriana pasó la tarde con su familia uruguayense recibiendo más abrazos para la reconstrucción de su identidad.

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner