No aparecemos muertas, nos asesinan

Sheila Ayala, fue vista con vida por última vez el domingo 14 de octubre por la tarde, mientras jugaba con sus amigas, en su barrio. Sus tíos confesaron el crimen ante la policía luego de haberla  encontrado asesinada. Pero nosotras no morimos, como dicen ellos, a nosotras nos asesinan.

Por Fernanda Fariña.

“Sheila apareció muerta”. “La niña murió en manos de sus tíos”. “Apareció en una bolsa de basura”. Son algunos de los títulos utilizados por los medios de comunicación para abordar el femicidio de Sheila Ayala. Pero yo me pregunto: “¿Ella murió o la asesinaron?, ¿Sheila se metió en esa bolsa? o ¿La mataron y la metieron en esa bolsa?”

Según los datos aportados a la justicia la niña fue vista con vida por última vez el domingo 14 de octubre mientras jugaba con sus amigas en el barrio de San Miguel Oeste, donde vivía. Leonela Ayala (25), tía y madrina de Sheila, y su pareja, Fabián Gonzales Rojas (24) confesaron el crimen ante la policía, “Tomamos drogas y alcohol. No sabemos como llegamos a eso”, dijeron. Por otra parte, Cosecha Roja publicó en su pagina web que el Registro Nacional de Femicidios elaborado por el Observatorio de Violencia contra las mujeres, “Ahora que sí nos ven” afirma que en 2018 el 13% de las víctimas tenía entre 0 a 18 años y el 41% de ellas estuvo desaparecida y fue abusada sexualmente, y este mismo medio, expresó, también, que Raquel Vivanco, presidenta del Observatorio, señaló: “No nos encuentran muertas, nos matan”.

Y si ésto sigue así nos van a seguir matando. Como si fuésemos algo descartable. Algo prescindible. Algo desechable. Algo sin valor.

Para que ésto cambie es necesario empoderarnos. Son necesarios una conciencia y un compromiso colectivos frente a este flagelo. Es necesario un Estado presente, con políticas públicas en contra de la violencia de género y protegiendo la integridad física de la víctimas.

Pero mientras tanto, a las mujeres nos siguen matando. Nos mata la sociedad. Nos matan los medios de comunicación. Nos matan nuestras parejas. Nos matan en nuestra familia. Nos mata nuestro vecino. Nosotras no morimos, como dicen ellos, a nosotras nos asesinan.

 

Fuente de fotografía: El Ciudadano.

 

About the author  ⁄ Infoner