Ordenaron prisión preventiva para el cura Escobar Gaviria

Hasta fines de octubre del año pasado, Escobar Gaviria fue párroco de San Lucas Evangelista, de Lucas González, cuando fue apartado por orden de la curia, tras ser denunciado por dos monjas de la congregación Hermanas Terciarias Misioneras Franciscanas, que dirigen el Colegio Castro Barros San José, de la citada localidad.

Frente al defensor oficial de Nogoyá, Oscar Rossi, contaron el caso de un nene de 11 años, alumno de la escuela, ex monaguillo de la Parroquia San Lucas Evangelista, de Lucas González, que dijo haber sido abusado por el sacerdote.

Esa presentación de las religiosas movió al arzobispo Juan Alberto Puiggari a suspender al cura de origen colombiano y a pedirle que abandonase la ciudad. A la par, los fiscales Federico Uriburu y Rodrigo Molina empezaron a investigar y el cura Escobar Gaviria acudió a los servicios de los abogados Juan Pablo Temón y Milton Urrutia para que ejercieran su defensa. La causa avanzó y sumó otros tres casos.

Ahora, el cura denunciado por abuso sexual y corrupción agravada de menores, esperará la acción de la Justicia alojado en la UP de Victoria. Así lo resolvió este viernes el juez. El sacerdote ya había estado alojado unos días en esa cárcel en noviembre, cuando no se conocía su paradero y se había librado una orden de detención. Sin embargo, ante una apelación de la defensa, la Justicia de Gualeguaychú lo benefició con la prisión domiciliaria.

 

Análisis

Comentarios