Osvaldo, el hombre que perdió todo y pide una bicicleta para ir a trabajar

Osvaldo Díaz vive en Patico Daneri y Clavarino. Ya había perdido muchas de sus cosas con la inundación, y a lo poco que le quedaba lo destruyó el fuego, el sábado por la noche.

 

Trabaja en el basural de Pueblo Belgrano buscando material reciclable. Se va en bicicleta todas las mañanas y regresa después del mediodía. Como su bici también fue alcanzada por el fuego, alguien le prestó una. Esta mañana, cuando llegamos, la estaba arreglando.

¿Qué necesitás?, -le preguntamos.
-Una bicicleta -respondió-, porque no se puede vivir de prestado y tengo que ir a trabajar.

 

No es locuaz, quizás por falta de ánimo, responde lo justo y necesario para no ser descortés con la prensa. Desde que el fuego destruyó su rancho (así llama Osvaldo a su casa) y los de sus hermanos, duerme en uno mucho más precario que levantó a las apuradas.

Le preocupa el pronóstico que anuncia lluvia. Se quedó sin nada, sin su ropa, sin sus zapatos, sin su televisor y sin las herramientas que tenía para construir y arreglar su cosas. El fuego las fundió. Pero lo que pide es una bicicleta propia, para no seguir usando la que le prestaron, y poder ir a trabajar.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner