Otoño. Color que cruje

Por Verónica Toller

Otoño. Cielo en el suelo. El fresno ha comenzado a desvestirse: calideces ocres y rojizas y marrones lo llenan todo, resistiéndose…, resistiéndose al desabrigue, como si quisieran guardar un poco de tibieza antes del frío que se anuncia. Y en ese derramarse de la “rudeneja”, llenan todo de una luz extraña, como si inventaran un color que se oye (cobre-crujiente en el suelo) o un color que palpita (un puro rojo-tajo-bermellón).

Y no puedo dejar de prendarme cada vez.

About the author  ⁄ Infoner