PAPELERAS. Cumplió 11 años el mural “Gualeguaychú de pie”

Se encuentra en el edificio de la Municipalidad de Gualeguaychú, entre la planta baja y el primer piso, acompañando a quien sube por las escaleras en todo su recorrido.

 

 

Por Sabina Melchiori

Se llama “Gualeguaychú de pie”, fue inaugurado el 9 de marzo de 2017 y es el vestigio más significativo que quedó en el edificio municipal de lo que fue una causa que movilizó a la gran mayoría de los vecinos. Lo pintó el grupo muralista de Patricia Watters, Andrea Robles, María Elisa Biondi, Florencia Martinelli, Sofía Martinelli, Norma González y Berta Ubalde, quienes también formaban parte de la Asamblea Ciudadana Ambiental Gualeguaychú.

Once años después, nos encontramos con Patricia Watters frente al mural, que se conserva intacto desde aquel día. Tras recorrerlo con la mierda, confesó que la “moviliza un montón” el hecho de verlo cada vez que entra a la Municipalidad de su ciudad: “Recuerdo todo lo que pasamos, todo lo que la gente puso en juego para que esta movilización se diera, porque movilizó a familias enteras, la discusión se llevó a las mesas donde todos tenían algo de razón y nadie tenía la solución, porque teníamos un Gobierno que por un lado parecía que nos apoyaba y por otro lado tomaba decisiones opuestas a tener en cuenta la voz de un pueblo”.

El mural, expresión de arte público, fue una actividad más de tantas que solía organizar y realizar en aquellos años la Asamblea Ciudadana Ambiental. “Se buscaban todas las maneras posibles para difundir y crear consciencia de lo que estaba sucediendo”, recordó Patricia, y agregó que “el valor del arte publico no tiene que ver solo con el valor artístico sino el valor histórico de la memoria colectiva. Esto me transformó como transformó la vida de muchos pero hay generaciones nuevas que están viniendo que no lo vivieron”.

Patricia, quien también formó parte de la Asamblea Ambiental, destacó que “la gente se adhirió y fue protagonista, porque no se adhirió a una idea de otro sino que la hizo propia y por eso la movilización fue un hito en Gualeguaychú. Fue empezar a tener consciencia de lo que es el pueblo soberano y la responsabilidad de cuidar el lugar que tenemos para las próximas generaciones, esa consciencia no siempre se crea, a veces se queda en el dialogo, y acá se creó”.

Quienes sí vivieron esos años durante los cuales casi todo un pueblo se puso al hombro una lucha en contra de la contaminación generada por las fábricas de pasta de celulosa, podrán hurgar en su memoria y encontrar los pasos demorados de los abuelos y abuelas que marchaban por sus nietos, los gurises en bici, las mujeres embarazadas, los jóvenes de la Asamblea Juvenil y tantos otras imágenes que bien pueden representar aquellos años. Quienes no lo vivieron, encontrarán esos gestos en los archivos periodísticos, en el relato de los mayores y en expresiones artísticas como este mural.

 

About the author  ⁄ Infoner