Piden a Benedetti que sea candidato para que PRO no maneje la lista

Con esa lógica declinó su postulación el diputado Jorge D’Agostino. El argumento es que Benedetti sería el único radical que impediría a Frigerio digitar la lista de Cambiemos como en 2015. Pero Benedetti todavía no se decide y preferiría seguir en Banco Nación para desde allí buscar la gobernación en 2019.

Un sector de la corriente Illia quiere que el líder del espacio, Atilio Benedetti, se ponga el saco de candidato para octubre.

Esa fue la razón que llevó este lunes al diputado nacional Jorge D’Agostino a anunciar la declinación de su candidatura, en declaraciones a FM Litoral (En el dos mil También) e Informe Digital.

Pero la jugada se produjo sin la aprobación de Atilio Benedetti, que sigue en su misma posición: no quiere ser candidato porque en el Banco Nación le han pedido que se quede como director y porque cree que ese es un buen lugar para proyectarse hacia la gobernación en 2019, que es lo que más le interesa.

El argumento de este parcial operativo clamor -que por ahora no incluye al resto de los candidatos de la Illia (Gustavo Cusinato, Juan Carlos Arralde y el propio hermano de Benedetti, Jaime)- es que la única manera de que PRO respete la resolución del congreso radical de encabezar la lista es con Atilio, “el único radical que mide”.

Sostienen que entre la docena de lanzados no hay un candidato que reúna esas condiciones y que esta situación habilitaría la posibilidad de que el ministro del Interior Rogelio Frigerio repita la historia de 2015, cuando intervino en la interna radical y terminó armando la lista de Cambiemos con Alfredo de Angeli a la cabeza.

Ahora el postulante podría volver a ser De Angeli o el presidente de la Sociedad Rural, Luis Migue Etchevehere, que contaría en este caso con el aval del propio presidente Mauricio Macri y, además, es afiliado radical, aunque sin actividad dentro del partido.

Si esto pasara, la única opción que le quedaría a D’Agostino sería dar la interna, algo que sabe que no está en condiciones de hacer, porque sería dar la interna contra el propio gobierno nacional.

Afirman que las sucesivas mediciones que le hicieron a Etchevehere no han dado buenos resultados, pero tampoco sería buena la perspectivas que brinda la actual oferta de candidatos radicales.
En 2015, y con el propósito de imponer un candidato sui generis como De Angeli, Frigerio apostó fuerte. Se cargó al radicalismo y puso todo su esfuerzo, personal y económico, para una elección general que terminó perdiendo por poco con el peronismo.

¿Qué pasa si ahora el que capitaliza un eventual triunfo de Cambiemos es un radical a la cabeza de la lista? ¿qué pasa si un radical consigue lo que no consiguió De Angeli con todo aquel impulso de Frigerio?En cualquier caso, la pregunta es si Frigerio estaría de acuerdo en ofrecerle a Benedetti la posibilidad de que un eventual triunfo de Cambiemos lo deje posicionado para la gobernación.

 

Página Política.

 

Comentarios