Posible hantavirus: falleció el joven y hay denuncia penal

Por Verónica Toller

Falleció anoche Waldemar Migueles, de 38 años. Su estado de salud era “grave y sin diagnóstico preciso”, con presunción seria de hantavirus. Aunque sin diagnóstico es difícil precisar las causas de su afección, existe una denuncia epidemiológica realizada por su pareja, la enfermera Marisa Verón, quien sospecha que fueron las malas condiciones laborales y sanitarias en las que se desempeñaba Waldemar las responsables de su enfermedad. Ahora, tras la muerte del joven, Verón radicó denuncia penal.

Su abogado, Alfio Gette, dijo a Infoner que no descartan ninguna hipótesis, “tanto de causas sanitarias-laborales como de mala praxis”.

Marisa Verón y Waldemar Migueles

La Dirección provincial de Epidemiología descartó ya las posibles opciones de gripes diversas y graves. “Las muestras que tenemos para analizar posible hantavirus están en el Malbrán, en Buenos Aires. Estamos a la espera. Creemos que van a llegar los resultados recién semana que viene. El análisis de gripe dio negativo en nuestro laboratorio. Para nosotros, continúa la investigación epidemiológica con sospecha de hanta”, respondió el titular de Epidemiología, doctor Diego Garcilazo.

En la denuncia, a la que tuvo acceso este medio, se adjunta como prueba la nota de Infoner del día 7 de enero, la cual dio a conocer el caso.

Dicha denuncia fue radicada en la noche del 9 de enero en la Jefatura Departamental de Policía de Gualeguaychú. Se solicitó a partir de ella el secuestro de la Historia Clínica que llevó del paciente el Centro Médico Pronto, y una autopsia. El Fiscal Martín Gil, en turno y a cargo del caso, ordenó ambas medidas. El cuerpo de Migueles fue llevado a la morgue judicial de Oro Verde.

Migueles se encontraba en terapia intensiva desde hacía 3 días, en estado de gravedad. Había presentado una leve mejoría el martes 9, para decaer y fallecer hacia la noche. La denuncia de Verón refiere a su ámbito laboral “complicado por la gran existencia de ratas y ratones, y todo lo que ello trae aparejado”, dijo Gette a Infoner. “La familia quiere saber qué le pasó, y para ello se necesita una autopsia. Pero no se puede solicitar sólo con la denuncia epidemiológica. Para hacer una autopsia es requisito que medie una denuncia penal. Y pedir a fiscalía ciertas medidas”, agregó.

“Si la muerte de Migueles tuviera relación con las ratas, se podría tipificar de delito según el art 189 del CP, por incumplimiento de la normativa laboral que la ley impone tanto al empleador como a la ART, según la cual deben cumplir todas las condiciones de salubridad y protección –dijo Gette-. La forma en que se trabaja en esa granja es inconcebible, sea cual fuera el resultado de los análisis”.

Comentarios