Punto final para la factura en papel

El pasado viernes la AFIP oficializó los próximos pasos a seguir en materia de facturación, lo hizo a través de la publicación en el Boletín Oficial de las resoluciones generales 4290, 4291 y 4292.

 

Por Marisol gonzalo – contadora pública nacional y Lic. en Administración.

 

Con el proceso de digitalización, que ya se perfilaba años atrás, el organismo recaudador busca no solo tener un registro de manera casi instantánea de todas las operaciones facturadas para fiscalizar las transacciones, sino también ir hacia la declaración automática del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

El esquema ahora se completará con quienes todavía no estaban obligados a emitir factura electrónica, a saber: los exentos en el Impuesto al Valor Agregado (IVA), todos los monotributistas por ventas masivas a consumidor final y los de categorías A hasta la E. Estos contribuyentes tienen menos de tres meses para pasarse al nuevo sistema electrónico, ya que a partir del 1° de octubre próximo no podrán emitir más facturas en papel. Los únicos que podrán continuar con la facturación tradicional en papel van a ser los monotributistas sociales, que representan un grupo de 400.000 personas en total y aquellos que acrediten tener problemas de conectividad a internet, estos últimos estarán obligados a la utilización de los controladores fiscales de nueva tecnología.

 

Los comercios

Pueden optar desde agosto por la factura electrónica o por el controlador fiscal (lo que se conoce como caja registradora) y, además, está disponible el facturador móvil (por celular). Esta última alternativa es utilizada, en general, por aquellas personas que no venden en forma masiva, ya que la factura se envía por e-mail.

Para un pequeño comercio, esta nueva modalidad, puede representar un importante ahorro de dinero. Ya que en vez de estar obligado a comprar una máquina, podría conectarse mediante una aplicación a la AFIP y emitir el mismo documento sin gastar dinero. Lo podría hacer desde una tablet, una PC o incluso un celular. A su vez, esta medida, permitirá que no sea obligatorio entregar un papel como comprobante, si no que se podrá enviar el recibo por algún medio electrónico que asegure su consulta en el momento de la emisión.

Hasta ahora para las ventas “en mostrador” en un comercio, lo más usual es el controlador fiscal, que emite un ticket y que también se puede utilizar sin conexión. La Afip pretende renovar todos estos aparatos por unos de nueva tecnología. Hasta el 31 de marzo del 2019 se podrán seguir comercializando los controladores de la vieja tecnología (tradicionales), pero este aparato ya tiene su fecha de vencimiento. Los comercios mayoristas tienen hasta esa fecha (Marzo de 2019) para renovar su equipamiento actual mientras que los minoristas tendrán dos años más (Marzo de 2021). A partir de ese día se darán de baja los tradicionales controladores fiscales y todos los comercios minoristas tendrán que emitir factura electrónica.

 

Resumiendo, entonces, las opciones que tiene el monotributista son las siguientes:

Ventas a consumidor final: En caso de tener un negocio con “mostrador” de consumo masivo, pueden usar un controlador fiscal (no es obligatorio). Este aparato permite dar tickets en papel y se puede utilizar sin conexión a Internet. Por lo tanto es útil para los negocios alejados. Los comerciantes minoristas que ya tienen un controlador tradicional, tienen tiempo hasta el 31 de marzo de 2021 para reemplazarlo. Comprar un controlador de última generación tiene un costo y sólo se justifica si se realizan muchas operaciones.

La otra alternativa es la facturación electrónica por internet, con comprobantes digitales.

Ventas no masivas y prestaciones de servicios: En estos casos, hay que hacer factura electrónica con dos opciones: A través de Internet con el facturador de la AFIP a través del sistema “Comprobantes en Lí¬nea”, o con un proveedor (web service) de factura electrónica. El primer caso sirve para quienes tienen que emitir pocos comprobantes ya que se realiza en forma manual y, en el segundo caso, tiene más prestaciones pero hay que contratar el servicio a una empresa (con un costo).

La AFIP tiene la opción del facturador móvil (celular) para aquellas personas que prestan servicio fuera de un local o no tienen una computadora disponible.

Con este nuevo esquema de facturación lo que se busca es por un lado generalizar el uso de la factura electrónica, y por otro implementar los controladores de nueva tecnologí¬a, mediante los cuales se enviará digitalmente la información de la facturación al fisco en forma automática ya que contiene una cinta testigo digital, en lugar de ser en papel como los actuales. Si el aparato está desconectado de la red, se debe enviar un informe semanal de todas las operaciones.

Con esta herramienta, el contribuyente podrá ver en tiempo real sus facturas, el IVA de cada venta que hizo, y a su vez, tendrá en pantalla las facturas de las mercaderías que compró a su proveedor mayorista. El resultado es que podrá tener precargada la declaración jurada mensual y de forma inmediata sabrá cuánto le tendrá que pagar al organismo recaudador por el impuesto (IVA).

About the author  ⁄ Infoner