Rivas el impredecible

No hace lo que la mayoría supone que hará. Cuando creemos que no va hablar, habla; y cuando damos por sentado que va a responder al menos unas pocas preguntas, hace muecas, se ríe o muge.

 

Por Sabina Melchiori

 

El jueves que salió a la luz la investigación periodística de Análisis en la que se lo acusaba de haber abusado a más de 2000 menores durante cuatro décadas, desde la plaza de enfrente a su domicilio pronto a ser allanado, los periodistas en guardia lanzamos las primeras conjeturas. Algunos suponían que ya no estaba ahí, que se había ido; otros decían que había pasado la noche quemando fotos y cintas de video, o que de alguna manera se las había ingeniado para esconder todo el material comprometedor. También hubo quien deslizó la posibilidad de que, avergonzado ante el descubrimiento, hubiera querido quitarse la vida.

Nada de eso. A las 11 de la mañana los fiscales tocaron timbre en Mitre 7 y quien abrió la puerta fue el mismísimo Gustavo Rivas. Tras hacerlos pasar, saludó a los periodistas y se quedó unos minutos parado en el umbral de la puerta respondiendo las primeras preguntas relacionadas al tema. Fue entonces cuando dijo que el 95 por ciento de la investigación de Daniel Enz era mentira.

Esa misma mañana, mientras los fiscales secuestraban filmaciones, fotos y soportes tecnológicos, Rivas atendía a los medios locales como si nada, como si lo hubieran llamado para hablar de la historia del carnaval, de la draga hundida en el río Uruguay o del fantasma del castillo de la Isla Libertad. Hasta dio una nota al canal de televisión de Gualeguaychú desde su balcón.

Al día siguiente, ya con TN/El trece, C5N y América en la puerta de su domicilio, Rivas no habló, pero apareció en escena su abogado defensor, Raúl Jurado, otro personaje algo desconcertante. Al principio se mostró reticente a darle una entrevista a los periodistas del canal del grupo Clarín -porque según su criterio, miente- pero después los recibió en su estudio jurídico de la calle Saenz Peña, como a todos quienes fuimos hasta el lugar con nuestras preguntas.

-¿Dónde esta Rivas?-, recuerdo haberle preguntado ya con la cámara y el micrófono apagados.

-No sé, no tengo la A todavía-, me respondió.

-¿Cómo?

-Que no tengo la A. Hasta ahora soy “divino” pero no “adivino”.

 

Esas fueron las primeras sorpresas, y para ese entones ya todo el país hablaba del tema. El hashtag en Twitter era #CasoRivas. En Gualeguaychú causó conmoción. Aparecieron los defensores, los minimizadores, los sentenciadores, los “yo ya lo sabía”, los indignados con Rivas y los indignados con los vecinos que a sabiendas de que algo raro había estado ocurriendo durante 40 años, se habían callado la boca, lo cual derivó en discusiones dentro y fuera de las redes sociales. También, y a pesar de la gravedad del asunto, aparecieron los memes y las bromas: “Vos estás en la lista”, “Dicen que hay una foto tuya”. Ni el negro del WhatsApp quedó afuera.

El 7 de agosto, minutos antes de las 8, Rivas salió de su casa rumbo a Tribunales, escoltado por tres policías. Ante el alud de preguntas de los medios nacionales, provinciales y locales no hizo más que decir “mmmm”. No caminaba con la cabeza gacha, no avanzaba con brusquedad abriéndose paso entre los cronistas, sino que se detenía, escuchaba la pregunta y contestaba con esa especie de mugido. Julio Bazán, de TN, dijo después que en sus 40 años de periodismo jamás había visto algo similar.

¿Acaso Rivas pretenderá llamar la atención manteniendo un comportamiento sin antecedentes en casos como el suyo?

En el más reciente de los encuentros con la prensa, este abogado imputado por los delitos de promoción de corrupción y la prostitución de menores, dijo que no iba a hablar pero habló. Por primera vez admitió haber tenido relaciones sexuales con jóvenes, pero aclaró que no recuerda si eran menores de edad. También aseguró no haber percibido en algún momento que alguien pudiera haberse sentido víctima y agregó que sigue siendo amigo de muchos de ellos. Se esfuerza por mostrarse tranquilo y sin resentimientos. Incluso dijo que está perfecto que la Justicia investigue.

 

 

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner