SALUD. Comer sano en invierno. ¿Es posible?

Controlar la calidad de los alimentos y los ingredientes de cada plato es fundamental para evitar engordar en invierno, época del año que se suelen consumir comidas más calóricas, por lo que recomiendo no obsesionarse con las calorías, sino prestar atención al valor nutricional de los productos que comemos.

 

Lic. Rocío Hernández

Por Rocío Hernández, Lic. en Nutrición MP: 21992

 

El invierno ya no va a ser un obstáculo para continuar con nuestros platos saludables. Por ello nos adelantamos a él y les dejo algunas ideas, para que el frío no sea una limitación para continuar consumiendo alimentos bajos en calorías, grasas saturadas y trans, y azúcares refinados.

Es cierto que en esta estación nos apetece comer preparaciones de olla, dejando de lado las ensaladas tan consumidas en el resto del año. Disponemos de alimentos con alto contenido calórico, como legumbres, papas o batata, que nos permiten acumular energía para mantener el calor corporal. Sin embargo esto no debe ser un impedimento, ya que existen diversas preparaciones sabrosas, de bajas calorías para esta estación. Lo principal es buscar alternativas a nuestra alimentación, innovando, con el fin de lograr una alimentación saludable y variada.

El plato de ensalada que consumíamos como entrante o primer plato, para llegar con menos hambre al plato principal, es fácilmente reemplazable por una sopa casera. En la misma se pueden incorporar todos los vegetales de preferencia. Es recomendable no utilizar caldos en cubo, los mismos contienen gran porcentaje de sodio y grasa; y lo que creemos ser un plato saludable bajo en calorías se torna en lo opuesto.

Tampoco debemos dejar de consumir frutas, es la época del año donde priman los cítricos, debemos aprovechar esto ya sea para consumirlos crudos o ingerirlos en jugos. Por otro lado podemos optar por consumir el resto de las frutas cocidas o en compota.

Consumir alimentos de temporada también resulta conveniente porque su calidad es mayor, ya que se encuentran más frescos, sin olvidar que suelen ser más económicos y fáciles de conseguir.

Un aspecto importante es que NO debemos disminuir nuestra ingesta de agua, el requerimiento sigue siendo el mismo.

Por último, pero no menos importante, es recordar que se debe continuar con el ejercicio físico, que nos va a permitir consumir algunas calorías más, aparte de otros beneficios como:

 

  • Prevención de enfermedades cardiovasculares, y metabólicas como la Diabetes Mellitus y Dislipemia
  • Mejora la respuesta a la glucosa y la insulina
  • Mantiene en cifras normales la presión arterial en los pacientes hipertensos
  • Contribuye a normalizar el perfil lipídico
  • Reduce el peso
  • Incremento de la masa muscular y de la densidad ósea,
  • Acelera el metabolismo
  • Interfiere con el tránsito intestinal
  • Mejora la calidad del sueño

About the author  ⁄ Infoner