Sandra necesita de la generosidad de su ángel donante

Tiene 39 años, dos hijos, una nietita y está casada. La entrerriana es oxígeno dependiente y se atiende en la Fundación Favarolo. Desde hace tres años, figura en lista electiva del Incucai por una fibrosis pulmonar.

Sandra tiene 39 años, es oxígeno dependiente y se atiende en Fundación Favaloro. «Está casada y tiene dos hijos hermosos y una nietita preciosa. Ella necesita su segunda oportunidad. Los órganos no van al cielo, se quedan la tierra y salvan vidas», detalló Fátima Heinze a de la Asociación Alguien como yo FQ, que encabeza una campaña para concientizar a la población.
«Sandra necesita de la generosidad de su ángel donante»

Respecto de la muerte de Justina Lo Cane, que conmocionó al país por su intensa lucha, Heinze aseveró: «Me comuniqué con el papá de Justina, estamos con muchos dolor. Tenemos que seguir trabajando, para seguir concientizando, para que los argentino entendamos que donar órganos salva vidas».

 

El Once.

Comentarios