Se entregó Pity Álvarez, tras estar un día prófugo: “Lo maté porque era él o yo”

 El cantante de Viejas Locas Cristian Gabriel Àlvarez Congiu, más conocido como Pity Álvarez, se entregó durante la madrugada en la comisaría N° 52 tras permanecer prófugo durante todo el día de ayer, acusado del asesinato a Cristian Dìaz, de 36 años, en el barrio Cardenal Samoré, de Villa Lugano. “Yo lo maté”, confesó el cantante apenas llegó.

El líder de Viejas Locas arribó en la dependencia policial cerca de las 7. De lentes y con la misma ropa que tenía en el boliche Pinar de Rocha, adonde fue tras el crimen, el cantante habló con la prensa y se declaró “inocente”. Sin embargo, después admitió ser el autor de los disparos e intentó justificar su accionar: “Lo maté porque era él o yo. Y creo que cualquier animal haría lo mismo”.

Álvarez desmintió las versiones de que Díaz era su amigo y lo acusó de ladrón. “Él era un pibe que choreaba y tampoco fue un tema de drogas. No era amigo mío, nada que ver”. Y reafirmó: “Si no lo mataba yo, me iba a matar él”.

Diez horas despuès del homicidio, el cantante fue hasta la casa de la novia y fue entonces cuando Agustina y su padrastro intentaron convencer a Pity para que se entregara.

El juez criminal y correccional porteño Martín Yadarola había ordenado a la tarde un allanamiento en el departamento del cantante, en el piso cinco de la torre 12 del barrio Cardenal Samoré. Fue allí donde la Policía de la Ciudad secuestró US$ 16.400, jeringas hipodérmicas, envoltorios de pasta base, municiones calibre 45 y un pasaporte a nombre de Cristian Álvarez, entre otras cosas.

Un estado entre “eufórico” y “vegetativo”

“Tiene un estado por momentos muy eufórico y en otros como vegetativo. No pudimos notificarlo ni hacer distintos procesos que hay que hacer para el sumario porque entra como en un estado de sueño muy profundo, vegetativo, donde no pudo continuar”, dijo Queijeiro sobre su defendido luego de que este se entregara. Por esa razón, explicó, el músico todavía no pudo declarar, algo que hará “cuando esté consciente”.

En la comisaría N° 52, el cantante recibió la atención de una unidad del SAME y se le realizaron estudios para comprobar su estado de salud, indicó el abogado. “Nos preocupa el síndrome de abstinencia, porque la abstinencia tan fuerte que puede tener le puede provocar la muerte”, dijo Queijeiro. En ese sentido, adelantó que pedirá a la Justicia un “tratamiento médico especial”.

Finalmente, Queijeiro declaró que tanto él como la familia del músico están sorprendidos por todo lo ocurrido. “[Álvarez] No es una persona violenta ni agresiva. Tiene que haber un hecho que haya desencadenado esto”, concluyó.

Ayer, su abogado, Sebastián Queijeiro, confirmó al canal Telefe que el músico lo llamó, le pidió que le llevara frazadas y le dijo que le enviaría por mensaje la dirección para que lo pasara a buscar y, de esa manera, lo llevara a la comisaría N° 52.

La novia del cantante, Agustina, en la tarde de ayer declaró en una comisaría de la Policía de la Ciudad que fue el mùsico quien disparò y matò a Diaz. De esa manera, la joven ratificó lo que habìan dicho los testigos de la causa. Según fuentes de la investigación, ella era la mujer que estaba con Pity Álvarez cuando comenzó la discusión.

Fuente de texto y fotografìas: La Nación. 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner