Seguirá la prueba piloto de los relojes faciales en escuelas

Aunque la nueva presidente del CGE, Marta Landó, se había manifestado en contra de la medida, la instalación de 100 relojes faciales para el control del presentismo continuará, como parte de un “plan de modernización”.

“Hay directores que piden los relojes faciales porque de esa manera se les facilita mucho el trabajo administrativo del control de ausentismo”, explicó Landó, al justificar que se siga adelante con la política de su predecesor José Luis Panozzo.

Con independencia de los relojes faciales, la gestión de Landó ha resuelto poner la lupa sobre el porcentaje de licencias médicas docentes. Por ello, el CGE se dispone a trabajar en la “prevención sanitaria”, para conocer en detalle cuáles son las enfermedades más comunes entre los educadores.

Una reunión de Landó con los distintos gremios docentes, Agmer, Amet, UDA y Sadop, dio paso a una agenda de trabajo amplia y variada, aunque se puso principal énfasis en la prevención en salud y en conocer cuáles son las afecciones más comunes que afectan a los casi 50 mil docentes de la provincia de Entre Ríos.

Landó confirmó al diario El Día que buscan conocer en detalle los porcentajes de enfermedades y adelantó que entre las más comunes están las relacionadas a la foniatría, la psiquiatría y lo bromatológico.

Los problemas en la voz y el stress forman parte de las frecuentes quejas entre los educadores.

Al respecto, Landó indicó que se busca dar respuesta a los docentes y asimismo, controlar las licencias otorgadas. En cuanto al proyecto de médicos auditores proporcionados por el Ministerio de Salud provincial, explicó que en una charla con el gobernador, Gustavo Bordet, acordaron que ese trabajo lo harían los profesionales de las ART (Administradora de Riesgo del Trabajo), aunque indicó que aún está “en la etapa de proyecto”.

Este plan prevé que los docentes con licencias por enfermedad sean visitados por médicos auditores en sus domicilios o en un lugar de internación. De esta manera se constataría la afección y se podría dirimir la cantidad de días que necesita el trabajador para recuperarse adecuadamente.

 

El Entre Ríos.

Comentarios