Sin consulta a los gremios, el Senado sancionó la adhesión a la ley de ART

Sorpresivamente y en contra de lo que se había anunciado, la polémica iniciativa fue tratada esta noche sobre tablas, igual que el Presupuesto 2018. Fundamentaron su voto en contra los peronistas Giano, Larrarte, Boneto y Blanco. Y el vecinalista Canali. El radical Kisser se abstuvo.

En una decisión sorpresiva, los senadores entrerrianos dieron en la noche de este miércoles sus votos para el tratamiento sobre tablas del Presupuesto 2018 y de un conjunto de leyes que votó Diputados la semana anterior, entre las que se encuentra la polémica adhesión a la ley de ART.

En contra de lo que se había dicho el martes desde el bloque del oficialismo, tras la reunión con el gobernador Gustavo Bordet –que se abriría una ronda de consulta con los representantes de los trabajadores, para lo cual se habilitaría una discusión en comisión- la ley fue tratada sobre tablas y aprobada por mayoría, a las 21.50 de este miércoles.

Por la afirmativa votaron los senadores de Cambiemos, con la excepción de Raymundo Kisser, que se abstuvo y evitó por “disciplina partidaria” votar según sus convicciones, es decir, en contra.

En contra, fundamentaron su voto cuatro peronistas: el presidente del bloque, Ángel Giano, Lucas Larrarte, René Bonato y Héctor Blanco. Y también el vecinalista Pablo Canali. A la hora de votar, tampoco acompañaron las senadoras del peronismo Nancy Miranda, Mirian Espinoza.

Debate sobre tablas

Larrarte fue quien dio el argumento más sólido en términos técnicos para oponerse a lo que definió como una ley que “busca amputar el derecho del trabajador de poder reclamar” y no ataca la industria del juicio, como se argumenta desde el macrismo.

El abogado de San Salvador sostuvo que la adhesión a la ley, que es pedida por el presidente Mauricio Macri, “violenta” el principio establecido por el artículo 65 de la Constitución Provincial, que es el que asegura el acceso irrestricto a la Justicia.

Entre otras cosas, observó que la norma “somete una decisión jurídica a un profesional médico” y que en la provincia solo hay dos comisiones médicas para atender a todos los entrerrianos, en Paraná y Concordia.

Diferenció la adhesión que hizo a esta misma norma la provincia de Córdoba, donde se puso la condición de hacer un convenio con la Superintendencia del Riesgos de Trabajo para una “adecuada cobertura geográfica para que todos tengan accesibilidad al sistema”, lo que implicaría una comisión médica en cada departamento.

Además, destacó que Córdoba cambia el sistema recursivo. “Se establece que los recursos que se interpongan tengan efectos devolutivos, con lo cual una resolución que obliga a pagarle al trabajador lo debe hacer aun si apelan”, explicó. “Esto no sucede en la ley de Entre Ríos”, acotó.

Marcó que la ley cordobesa establece también que “entra en vigencia cuando estos convenios estén celebrados y se le garanticen al trabajador estos derechos”.

Definió a la ley que votaron los Diputados la semana pasada como una “mala copia de la cordobesa”, porque no se imponen las comisiones médicas por departamento, y se establecen plazos más breves para interponer una acción en contra de los dictámenes médicos, de sólo 15 días contra 45 de la norma cordobesa.

A favor

La defensa de la adhesión corrió por cuenta del senador de PRO, Francisco Morchio.

“Hay muchos abogados y gremialistas que usan a los trabajadores para enriquecerse a costa de los juicios laborales. A costa de que se fundan las pymes y dejen trabajadores fuera del sistema”, argumentó.

Se refirió a amigos suyos, que están al frente de pymes “que dicen que no tienen empleados porque tienen miedo a que le llenen la cabeza y le hagan juicio”.

“Lo que quieren los trabajadores es trabajar y necesitamos gente que dé trabajo”, razonó.

Disciplinado

Especialmente incómodo se vio al senador Kisser. “Tengo enormes reparos con esta ley. No me convence. No digo que no debamos adherir a la 27348. Pero me hubiera gustado que lo hagamos como Córdoba o Mendoza, donde las provincias toman el protagonismo necesario en la constitución y regulación de las comisiones médicas”, dijo.

Reiteró lo que le había dicho el lunes a Página Política, en referencia a que en sus 45 años de ejercicio de la profesión no ha visto que en Entre Ríos exista una industria del juicio.

“Me hubiera gustado acompañar la adhesión a la ley pero como Córdoba y Mendoza, donde las provincias asumen el contralor en defensa del trabajador. Evidentemente hay urgencias políticas y el Gobernador asumió el compromiso de que esta ley se sancione cuanto antes”, comentó.

“Siempre he sido disciplinado en mi partido”, dijo el legislador radical que a principios de este año fue desplazado de la presidencia del bloque precisamente por plantear diferencias en el sendo de Cambiemos.

Luego pidió a sus pares que lo releven de votar y le permitan abstenerse.

“Convicciones”

También para Giano fue “un momento muy difícil”, según él mismo dijo en el recinto.

El presidente del bloque del oficialismo y hombre del Gobernador en el Senado se dijo “consciente de la responsabilidad política que tengo y de las consecuencias que puede tener votar con las convicciones, sostener en el recinto lo que dije públicamente”, en relación a la promesa de que la ley sería debatida con los trabajadores.

“Tuve muchas llamadas de representantes gremiales, trabajadores y les dije a todos que no estaba de acuerdo con esta ley. También al Gobernador”, contó Giano, para quien la norma “es inconstitucional”.

“Sabemos que hay acuerdos políticos que se han celebrado, todos públicos”, justificó.

¿Por qué el apuro?

“Está claro que los acuerdos no son ocultos y que el diálogo siempre es bueno. Pero no traen aparejados por sí mismos que un paquete de leyes se vote sobre tablas”, acotó el senador Canali, que le siguió a Giano en el uso de la palabra.

“Si no tenemos nada que ocultar, la discusión tenemos que darla de cara a la gente”, dijo el vecinalista, que unos minutos antes se había mostrado muy sorprendido y “triste” por la decisión de tratar sobre tablas el Presupuesto.

“No digo que haya mala fe de los senadores, pero estos acuerdos no deben aprobarse de apuro. La ley de Presupuesto no la necesita mañana el Gobernador. Que me expliquen por qué todo se tiene que votar sobre tablas”, preguntó.

Nadie le respondió.

Última oportunidad

Al promediar el debate, Bonato se dirigió al presidente de la bancada de Cambiemos, Roque Ferrari, para pedierle una “reconsideración” de la votación sobre tablas, a fin de “dar la posibilidad de escuchar a los trabajadores”.

Fue casi un reconocimiento de que por estos días posteriores a la derrota electoral del 22 de octubre y pacto fiscal mediante, es Cambiemos quien manda en la Legislatura entrerriana.

“También tenemos conducta partidaria, nuestro Gobernador quiere que esta ley salga. El único que dijo que está de acuerdo es el senador Morchio, que debe hablar desde la patronal. Kisser debe tener muchas ganas de votar en contra. Pero todavía tenemos la posibilidad de pedir cuarto intermedio”, planteó.

Pero Ferrari no le dio cabida y le recordó que detrás de esta aprobación estaba también el gobernador Bordet. Aunque dijo que le parecía “importante” la “sugerencia” de Bonato, el senador peronista de Cambiemos sostuvo que le había dado su “palabra” al gobernador Bordet, quien “tuvo la valentía de firmar el pacto fiscal” y es quien “tiene el poder político en Entre Ríos”.

“Tengo el respaldo de la mayoría del bloque y le di la palabra de que las leyes se iban a cumplir”, insistió el jefe de la bancada de Cambiemos. Aunque recordó que el Gobernador “va a tener la posibilidad de reglamentar esta ley”.

 

Página Política.

Comentarios