Situación IRREVERSIBLE. El fin del modelo y la ratificación de la dependencia económica

Como lo hemos mencionado en intervenciones anteriores y conforme a la mirada ortodoxa de la economía, el problema del país pasa por el denominado déficits fiscal o primario, omitiendo el punto donde la línea heterodoxa radica su teoría en cuanto a que el inconveniente superior es la escasez de dólares y no de pesos, criterio que suscribo y que se denomina restricción externa, déficits externo o secundario.

 

 

Por Juan Pablo Enriquez (*)

para INFONER

 

En los momentos de auge del modelo anterior con crecimiento a tasas chinas permanentes había superávits gemelos y en la actualidad tenemos déficits gemelos con indicadores preocupantes que se asemejan a aquellos que desencadenaron las dos últimas grandes crisis económicas sociales del país, la de 1989 por el déficits fiscal y la de 2001 por el déficits externo.

Ahora bien, es necesario dejar en claro algunas cuestiones robustecidas de ingenuidad donde se manifiesta que este gobierno fracasó y que no acertó ninguna de las medidas implementadas. Eso es un grosero error que evidencia el desconocimiento de nuestros procesos históricos y culturales. Este proyecto cultural, político y económico ha logrado un rotundo éxito en la implementación de su modelo, dado que vinieron a desempatar el tercer periodo en estos últimos 100 años luego de las dos experiencias del peronismo donde la participación de los trabajadores en la distribución de la riqueza se acercó al 50%, razón que los indigna dado que a lo largo de los tiempos siempre el poder económico del país se llevó la mayor porción en esa inequitativa distribución.

Entonces, este escenario de apertura irrestricta de importaciones, precarización y reducción de los trabajadores y achicamiento del Estado como estrategia de transferencia ha ocasionado un quiebre irreparable en el corto plazo atendiendo la necesaria complicidad mediática y judicial al amparo del poder real lo que demandará muchísimo tiempo en reconstruirse.

El mayor logro alcanzado por este proyecto desde 2015 fue persuadir a aquellos sectores sociales, claramente estafa de por medio que apoyen al denominado cambio para perpetrar una situación de vulneración de derechos hacia ellos mismos, esto es el resultado de la carencia o insuficiencia de estrategias de concientización que detentó el proyecto popular que lo antecedió.

El lema de “reparación histórica” ideado para ultrajar a nuestros jubilados tiene más que ver con la recomposición de los niveles de poder que han adquirido vigencia a lo largo del tiempo que con medidas dignificantes según la mayor cantidad de manifestaciones vertidas por los mismos protagonistas al respecto y por la concomitante resignación de justos reclamos.

Desde el advenimiento de este nuevo régimen se fugaron cerca de 50.000 millones de dólares, casualmente la misma cifra acordada en el largo plazo con el FMI, situación que benefició a las 100 familias más poderosas del país que siempre se favorecen de las crisis. Todo esto indica que los fondos vienen a garantizar las salidas de quienes ya están más que a motorizar el desarrollo de las clases populares.

La deuda externa según organismos públicos como el INDEC a marzo de este año es de 253.741 millones dólares, dado que CAMBIEMOS la ha incrementado en 104.589 millones de dólares, ya que a finales del gobierno anterior alcanzaba los 149.152 millones de dólares. Esto implica que la aumentaron en un 70% en dos años, sin contar el nuevo proceso de endeudamiento con el Fondo Monetario Internacional.

 

Para ver la dramática incidencia de estas políticas hasta el final del mandato del actual ejecutivo deberán abonarse de servicios de deuda alrededor de 28.000 millones de dólares de los cuales 8.000 corresponden a intereses y los restantes 20.000 a capital. Esto sólo se paga con superávits y no con déficits. El déficits externo desde el segundo trimestre de 2017 al primer trimestre de 2018 inclusive es de 34.000 millones de dólares equivaliendo a 5.3% del PBI y siendo el más importante de toda nuestra Historia; mientras que el déficits fiscal oscila los 35.000 millones de dólares.

 

Un dato importante que nos muestra la desigualdad imperante en el mundo, de la cual nuestra Argentina no está exenta porque replica políticas que generan diferencia a la perfección es que las 42 familias más ricas tienen la misma riqueza que los 3.500 millones de habitantes más pobres, la mitad del mundo entero. Este es un dato que grafica perfectamente cómo funciona este sistema.

La incorporación de Nicolás Caputo como presidente del Banco Central es una clara manifestación del cambio de objetivos que pretenden con la política económica pasando de una mirada productiva a un claro objetivo especulativo, en consonancia con las inhóspitas tasas recientes de LEBAC superiores al 60% y a las últimas consideraciones del FMI para intervenir el BCRA y generar un esquema de pérdida de autonomía.

En este sentido, uno de los logros de mayor importancia del gobierno anterior fue la Reforma de la Carta Orgánica del BCRA; mientras que una de las carencias más preponderantes fue haber mantenido la vigente Ley de Entidades Financieras de la Dictadura.

La escasez relativa de dólares se resuelve con un plan de desarrollo pero a largo plazo para generar exportaciones que superen a las importaciones. En el corto plazo, algunos caminos son el endeudamiento o generar dólares financieros con una tasa de interés atractiva, lo importante es traer dólares y endeudarse en pesos. Lo hicieron varios países de América pero manteniendo cierto criterio y no enamorándose de medidas que exacerbadas en su implementación arrojan consecuencias dramáticas para el conjunto de los Pueblos. Un ejemplo de ello es que cuando finalizó la gestión de Alejandro Vanoli al frente del BCRA, el stock de LEBAC alcanzaba los 296.181 millones de pesos, mientras que con la actual gestión del tándem Sturzenegger-Caputo se alcanzaron los 1.276.104 millones al 19 de junio de este año sobresaliendo nuestra base monetaria y poniendo en riesgo las reservas. Esto implica la destrucción de la economía real por preeminencia de especulación financiera.

En la actualidad, haber recurrido al FMI es la consecuencia inevitable de la pérdida de confianza de los inversores sobre el país y la trágica derivación de pasar de un escenario de gradualismo a un escenario de shock que en épocas de independencia muestra un elevado nivel de desprecio y de sometimiento a los organismos que tantos efectos negativos ocasionaron a lo largo de la Historia sobre la vida de nuestros Pueblos. ´

 

Juan Pablo Enríquez

(*) Contador egresado de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Miembro de EPPA (Economía Política Para la Argentina) y del CARA (Centro de Análisis de la Realidad Argentina)
Docente en la Universidad Autónoma de Entre Ríos.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner