Tres policías están siendo investigados por el escape de los presos

Cuando Brian Verdinelli fue atrapado mientras ingresaba a Gualeguaychú contó cómo había escapado junto a Luis Enrique Martínez. Desmintió que hayan logrado salir por una claraboya y dijo que tres funcionarios policiales les abrieron la celda y les liberaron el camino.

El sábado 27 de enero, cuando el termómetro marcaba 28 grados a las 16, la Policía tomó conocimiento que dos jóvenes de 19 y 21 años que se encontraban detenidos por un robo cometido el 1 de enero, se habían escapado de su celda en la Jefatura Departamental.

Por increíble e inaudito que parezca, Brian Verdinelli y Luis Enrique Martínez lograron salir de su lugar de detención sin cometer un solo delito. A ninguno de ellos se les puede imputar fuga o evasión, porque no infringieron violencia contra objetos ni a terceros.

Una historia poco convincente

El jefe de Policía, Carlos Pérez, había dicho que ambos estaban en un patio interno de la Jefatura y treparon hasta un techo a unos 15 metros de altura, y que desde allí se escabulleron por una claraboya rota, y que accedieron a la calle saltando el paredón en la parte trasera de la sede policial.

Durante 10 días se siguieron los pasos de los prófugos. Se supo que una vez que escaparon robaron una moto en calle Victoria y con ella fueron hasta la zona de la Comisaría Primera, donde tomaron una segunda moto. Los dos, en ambos rodados, se dirigieron hacia Salaberry y Primero de Mayo, donde se cree que vendieron en unos 600 pesos el primer vehículo. Luego se trasladaron hasta jurisdicción de Comisaría Cuarta, abandonaron la segunda moto robada y sustrajeron una Zanella de mayor cilindrada para emprender el viaje a Gualeguay.

El cumple de mamá

Desde entonces poco se supo de ellos hasta que el 6 de febrero se detuvo a Brian Verdinelli, que decidió regresar de su exilio para estar presente en el cumpleaños de su madre. La Policía recibió información precisa de personas que lo habían visto hacer dedo en la rotonda de Zárate, sobre la Ruta 12, e incluso pudieron saber a qué vehículo había subido

Con estos datos se montó un operativo en el acceso a Gualeguaychú y solo se debió esperar. Cuando un camión con las características al denunciado ingresó a la ciudad, una comitiva policial de civil lo siguió detrás. Cuando frenó en la estación YPF, ubicada frente a la rotonda de la Terminal de Ómnibus para cargar combustible, lo detuvieron.

La investigación

Verdinelli fue llevado a declarar ante la fiscal Martina Cedrés y en su interrogatorio indicó la forma en que había escapado. Señaló a tres funcionarios policiales de ser quienes abrieron la celda y liberaron el camino.

En una de las cámaras de seguridad que están ubicadas en la Jefatura Departamental, a la salida del sector donde están situadas las celdas, se alcanza a ver a ambos detenidos salir por el frente y dirigirse hacia la parte trasera, sobre calle República Oriental. Con esto quedó descartada la posibilidad de una fuga por la claraboya y la escalada de 15 metros que había informado Pérez.

Los antecedentes

Martínez había sido condenado el 15 de diciembre y recibió una pena de 3 años de prisión de ejecución condicional por los delitos de “encubrimiento por receptación sospechosa, hurto agravado por tratarse de vehículo dejado en la vía pública en grado de tentativa (2 hechos), robo agravado por tratarse de vehículo dejado en la vía pública en grado de tentativa, hurto simple (2 hechos), hurto agravado por tratarse de vehículo dejado en la vía pública, violación de domicilio y robo simple”.

Este joven de 21 años nunca llegó a tener una probation, porque todos los hechos por los cuales fue juzgado sucedieron durante un plazo de cuatro meses, por lo cual se le unificaron las denuncias y por todas ellas recibió su primera condena.

El caso de Verdinelli no es tan diferente.  Su antecedente más reciente ocurrió el 29 de agosto del año pasado. Ese día ingresó al supermercado Panda, situado en Del Valle y Chalup y sustrajo dos desodorantes, entre otras pequeñas cosas. Guardó lo robado entre su ropa pero el dueño del comercio, Lin Yuping, lo había visto y a la salida lo cruzó para que devolviera la mercadería, pero Verdinelli forcejeó y logró subir a la moto en donde lo esperaba su cómplice, Francisco Zapata.

Pero Verdinelli ya tenía una condena de 2 años de ejecución condicional dictada el 17 de agosto de 2016 por una denuncia que radicó un amigo suyo por “robo simple en concurso real con violación de domicilio” y “robo simple en grado de tentativa”. Actualmente está con prisión preventiva alojado en la UP9 y a la espera de concluir su situación judicial con un juicio abreviado.

Fuente de texto y fotografía: El Día de Gualeguaychú. 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner