Un chofer de colectivo de Gualeguaychú le salvó la vida a un bebé

La situación de emergencia se vivió en un colectivo que había salido desde Larroque rumbo a Paraná.

 

Al arribar a la Terminal de Larroque, un grupo de personas pertenecientes a una iglesia de esa localidad, que viajaba rumbo a Gualeguay, subió al micro para participar de un encuentro previsto en la ciudad vecina.

A los pocos minutos de haber empezado el viaje, una pasajera le avisa a él y a su compañero que había un bebé ahogado.

Se trataba de un bebé de aproximadamente dos meses que se había descompensado, quedando inconsciente y dando la sensación que ya no respiraba. El niño estaba morado y la desesperación invadía el colectivo.

La madre logró entregar a su bebé al guarda del colectivo, Esteban Lizzi, y luego se desvaneció, al igual que otras personas, en medio del pánico.

En ese momento Lizzi, quién formó parte del cuartel de Bomberos de Gualeguaychú durante varios años, comenzó a realizarle RCP, para reanimar al niño.

Un rato después, pudo sacarlo de la convulsión en la que se encontraba, mientras llegaba al lugar una ambulancia de Larroque.

Tanto la madre como el bebé fueron internados, en el Hospital San Isidro Labrador de Larroque, conociéndose que la evolución había sido favorable y que el niño pudo haber sobrevivido por la urgente y eficaz atención del chofer.

Este domingo por la mañana, Esteban escribió en su muro de Facebook un texto al que tituló “Volver a vivir”

 

” VOLVER A VIVIR ”

Ayer por primera vez en diez años que llevo desempeñándome en mi trabajo vivimos junto a mi compañero una situación desesperante. Pasadas las 19:50 hs estábamos saliendo de la ciudad de Larroque rumbo a Gualeguay y a pocas cuadras de la terminal desciende una pasajera pidiendo que nos detengamos debido a que un bebe se encontraba ahogado y no respiraba inmediatamente al ver que el bebe se encontraba morado entero lo cobije en mis brazos y comencé a reanimarlo mediante el método RCP mientras mi compañero daba aviso a la policía pidiendo urgente la presencia de la ambulancia. Gracias a dios después de pocos segundos escuche el desahogo del bebé con su llanto el cual nos volvió el alma al cuerpo, debido a esta situación el bebe la mamá y otra pasajera debieron ser trasladadas al Hospital San Isidro Labrador de dicha ciudad los cuales horas después pudimos averiguar se encontraban en perfecto estado. Doy gracias a dios x haberme dado la fuerza para poder asistir mediante mis conocimientos al bebé y también agradecer a mi compañero, personal policial, personal del hospital y pasajeros que colaboraron en esa situación tan difícil de afrontar y en especial a nuestras familias que son las que día a día nos dan la fuerza necesaria para seguir adelante en esto que nos gusta hacer, desde ya muchas gracias a todos y que Dios los bendiga.

 

Fuente: Máxima Online

About the author  ⁄ Infoner