TerSer, el nuevo disco de Valbè

En pleno ensayo, y con un clima lluvioso y húmedo, el trío integrado por Noelia Recalde (voz y guitarra), Damián Helmer (bajo) y Cristhian Faiad (batería), se puso a tono con mates y tortas fritas, y conversó con Infoner sobre esta nueva etapa.

Por Lautaro Silvera
Colaboración

 

Con más de diez años de autogestión, Valbé no para de tocar y de presentar su tercer álbum: TerSer, el mismo que fue grabado a fines del 2015 en San Pablo, Brasil, para luego ser publicado en octubre del 2016.

-¿Cuándo ven ustedes que un disco ya está terminado, o cuándo piensan que ya no hay que darle más vuelta a la cuestión?
-Cristhian: Lo que pasa que eso depende en la situación en la que se esté creando el disco. En caso de TerSer fue un disco que teníamos un tiempo determinado para hacerlo, contábamos con seis o siete días para realizarlo. O sea, grabación, mezcla y postproducción. Hubo una preproducción un par de meses antes, que es lo que solemos hacer en cada disco, pero después en otros casos nos hemos tomado varios meses para grabarlo, editar, mezclar y todo lo demás. En este caso lo grabamos en seis o siete días porque era el tiempo que teníamos allí, en San Pablo, Brasil. Después de ese tiempo nos vinimos con el disco prácticamente terminado. Hicimos un par de cosas más, y después se mandó a masterizar a San Pablo. Fue el disco más rápido que hemos hecho, y fue el disco más rápido de la historia de la humanidad. Salvo el de los “Twist” que lo llegaron a grabar en un día…el primero de The Beatles también está grabado en un solo día. Cuándo un tema también está terminado, voy a recurrir a un viejo dicho de que un disco no se termina, igual que a los cuadros o a los libros, sino que lo abandonas. En realidad podes vivir cambiando todo el tiempo a las canciones. De hecho la música que hicimos en este disco la hemos cambiado bastante ahora que las tocamos en vivo; varios temas están bastante diferentes porque es una necesidad también. El disco es una foto del momento.

-¿Cómo llegan a grabar este disco TerSer a San Pablo, Brasil?
-Damián: Nosotros organizamos una pequeña gira autogestiva, hicimos un intercambio cultural con unos artistas de allá, se hizo una gira acá y después en San Pablo. De repente caímos por medio de otro amigo músico al estudio en el que terminamos grabando más tarde. En un principio íbamos a grabar dos temas, y los dueños del estudio se coparon con la música de Valbè, y nos ofrecieron si queríamos grabar la totalidad del disco allí. Esto fue seis meses antes de que se concretara la grabación total.

 

Los primeros resultados del disco

Tapa del disco

TerSer, recientemente viene de ser presentado en La Tangente, Capital Federal, y desde que salió a la luz, a fines del 2016, viene demostrando fuertes pasos dentro de la esfera cultural. El concierto presentación se realizó en la sala Caras y Caretas (Bs As), con un excelente marco de audiencia. Para La Nación Terser “es una de las sorpresas del año en la escena local”, y agregaron que “traducen en diez canciones esa galaxia contemporánea litoraleña que combina las partículas del rock, el funk, el pop y el folklore”. Para el “No”, suplemento del diario Página 12, destacan el ascenso del grupo y lo titularon “el Endurecimiento de Valbè”.

 

-¿Les interesan las críticas que se publican respecto a su trabajo?
-Noelia: Siempre está buenísimo tener un poco de apoyo de la difusión en general. No podemos basarnos en esos hechos solamente porque no modifica nuestras formas de movernos. Nuestra línea de tiempo siempre ha sido ir hacia adelante, esto es lo que tenemos, hay que defender esto o hacer cosas nuevas. Y cuando aparecen algunas notas así está buenísimo, colabora un montón pero no es determinante. Estas cosas que han surgido tienen más valor porque nosotros no las buscamos, como que nos buscaron a nosotros de alguna forma, entonces lógicamente colabora un montón, remueve un poco el avispero, pero nosotros no vamos a cambiar nuestra personalidad. Además no somos masivos, de ninguna manera.

-Desde que salió el disco, TerSer, no han parado de tocar, ha tenido una gran repercusión en cuanto a presentaciones y fechas.
-Noelia: Sí, sí, tocamos re seguido, la verdad que tuvo una buena vuelta este disco y todavía falta. Tenemos un montón de fechas en lo que resta del año y demás. Estamos a full, y las redes sociales también han contribuido a eso, Spotify o YouTube permite que el disco llegue a lugares que nosotros no teníamos pensado, entonces eso está buenísimo.

-¿Hay un beneficio real en cuanto a un número de escuchas en Spotify o es una pantalla más y los artistas siguen sin tener beneficios económicos reales?
-Damián: En principio tenés que ser un artista bastante masivo para vivir solo de las regalías de Spotify. Es mentira si te digo que vivimos de eso. Sí, es verdad que existen esas regalías y cada cierto periodo te depositan en una cuenta el dinero de la cantidad de escuchas que uno haya tenido; eso sí es real. Hay un cierto porcentaje de dinero que queda para el medio, pero la gran mayoría va para el artista. El asunto o cuestión más de fondo que hay es que el negocio de la música ha cambiado mucho en estos años, entonces se está como reacomodando y organizando. La venta de disco cayó, entonces está surgiendo esto, la gente también está empezando a confiar en dichos medios, pagar los servicios, etc. Pero en definitiva, el negocio de la música últimamente pasa más que nada por los shows en vivo.

-Dentro de las diez canciones un título curioso es, sin dudas, Miyazaki, ¿cómo llegan a componer un tema al director de cine japonés?
-Noelia: A mí me encanta Miyazaki, igual, (como dato al nombre de las canciones se lo doy al final) después de un tiempo aparece el nombre de la canción. En realidad está nombrado dentro del texto de la canción a Miyazaki como una imagen gráfica, de los colores pasteles y claros que usa él en las películas. La canción no tiene como un concepto previo y después se escribe; eso se va dando. La canción habla un poco de la temática de la muerte, de la idea de irse al cielo, o de lo que nos han dicho de irse al cielo. Estaría bueno tener un paseo, o que alguien nos muestre cómo es; ésa es un poco la idea de la canción. Después, lógicamente tiene mucha conexión con las imágenes que usa Miyazaki, y claro, yo soy fanática de él y me gustan las temáticas que toca, por eso la definimos con su nombre.

-¿Qué diferencias ven ustedes entre este disco y el otro? En principio, es un disco mucho más rítmico que 7 Paisajes, y es casi inevitable que uno se aparte de esa característica.
-Sí, tiene otra impronta este disco con los anteriores. Igualmente, cuando ves a Valbè en vivo siempre se amalgama todo el repertorio del alguna forma porque llevamos el sonido a lo que está representando hoy la banda. TerSer sí tiene como esa cosa rítmica. Primero porque las músicas son más fuertes, con un sonido más duro, e implementamos sonidos nuevos, también. Hay invitados, y tiene muchísimos tintes. Pero sí, es un disco como para escuchar más de parado que de sentado. Últimamente estamos tocando con público de pie. Ahora en Gualeguaychú vamos hacer una y una, y ahora vamos a buscar hacerlo de otra manera porque la música ya pide otra cosa.

Antes sentados, ahora de pie
“Deja a ese gurí que juegue con tierra y nacerá, nacerá”, canta Noelia en el estribillo de “Minerales”, y es que Valbè sigue remarcando que las cosas simples y terrenales son las más lindas y esenciales. En cuanto a las nuevas características del trío en éste disco la impronta rítmica más marcada que en sus trabajos anteriores, Parece Verano, que luego de una introducción calma con lap Steel, rompe luego con ritmo de rap y palmas. Otros ejemplos de ello lo dan con Minerales, Miyazaky, o el flok- funk de Ojos Frescos. El pasaje más reflexivo, sin dudas, se da con Preciso parar, con el pedido es justamente “una necesidad es volver a hacer reír”, o en Pedir la claridad donde en una de las estrofas dice “mantener las manos unidas y llevarnos mejor”, algo simple y tan complejo en estos tiempos. El sonido más fresco y más folk quizás pase por Camino al horizonte, donde al ritmo de zamba, Noelia, Damián y Cristhian dejan en claro la gran fusión que comulga entre los tres con una pieza de alto vuelo.

 

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner