Votar en el campo

Para algunos entrerrianos, cumplir este domingo con su voto no fue tarea sencilla. No tanto por la situación de elegir una de las propuestas sino por llegar hasta la escuela donde indicaba el padrón.

Los tres, y en algunos lugares cuatro, días previos a la jornada electoral del 13 de agosto llovió y mucho. Los campos no llegaron a absorber tanta cantidad de agua y los caminos se convirtieron en verdaderos lodazales por donde se tornó imposible transitar. En algunos casos, como en Colonia El Potrero, Colonia Florida, Dos Hermanas y Talita, en el Departamento Gualeguaychú, el Ejército y la Policía debieron ayudar con sus vehículos y personal para que los electores llegaran a emitir su voto.

En las escuelas rurales las jornadas electorales se viven de una manera mucho más relajada que en establecimientos del centro de las ciudades, es muy raro que se formen filas de gente esperando entrar al cuarto oscuro; y los vecinos, por lo general, en lugar de irse ni bien meten el sobre en la urna, se quedan conversando un rato con los integrantes de la mesa.

Tal fue el caso de la Escuela José Manuel Estrada, de Pehuajó Sud, en el departamento Gualeguaychú donde estaban registrados 130 electores y había una única mesa y un único cuarto oscuro. Hasta allí solo llegaron sin dificultad quienes contaban con una camioneta 4×4 para trasladarse; el resto, debió calzarse las botas de lluvia y caminar unos 500 metros por un camino que era todo barro.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner