Zordán a periodistas: “¡Qué bueno es encontrar hombres y mujeres como ustedes, trabajadores pensantes!”

El nuevo obispo de la Diócesis de Gualeguaychú, Héctor Luis Zordán escribió una carta para los periodistas en la que les pide que no pierdan de vista que “en el medio de cada problema, hay personas que sufren” y les recuerda que  “no están solos. Jesús camina junto a ustedes”.

Trasncribimos el texto completo de la carta de Monseñor Zordán a los periodistas y comunicadores de la Diócesis:

 

Queridos amigos comunicadores.

El pasado martes 15 de agosto compartimos un desayuno con algunos de ustedes de Gualeguaychú para conversar sobre este tiempo en que estoy aquí como obispo diocesano. ¡Qué bueno es reunirse en confianza para compartir impresiones, esperanzas, inquietudes e, incluso, dudas y búsquedas! Fue un encuentro muy importante para mí porque, en primer lugar, sentí que puedo llamarlos amigos. Más allá de los temas de interés periodístico, se dio la posibilidad de compartir en confianza hechos de la realidad que nos interpelan a todos y que reclaman nuestra respuesta, suscitando dudas, búsquedas y esperanza.

En este tiempo en que he estado recorriendo la diócesis he tenido la oportunidad de conocer a algunos de ustedes en ocasión de entrevistas o reportajes. Quiero también agradecerles por eso. He podido percibir su respeto y comprensión; además de sus inquietudes, preocupaciones y alegrías en torno a la realidad de la comunidad en general. ¡Qué bueno es encontrar hombres y mujeres como ustedes, trabajadores pensantes, preocupados por el bien común, que –además– me abren un espacio y me permiten ser uno más en la misma mesa…!

Escucharlos es iluminador. Tanto en el desayuno que tuvimos la semana pasada como en cada encuentro para una entrevista tengo la oportunidad de aprender y crecer con ustedes; y me gustaría también ofrecerles mi humilde aporte en algunas cuestiones.

Muchos temas sobre los que me han consultado tienen que ver con realidades que nos duelen y donde no tenemos que perder de vista que, en el medio de cada problema, hay personas que sufren. Adicciones y adictos, abusos y víctimas, corrupción y afectados, pobreza y personas pobres, la misma conjunción de “problema + el rostro humano del problema”, con nombre y apellido. Me animo a decir que la labor de ustedes es esa: hacernos ver a todos que, detrás de los grandes titulares, detrás de las definiciones de escritorio o de barricada, están ellos: los rostros concretos, las personas, los hombres, mujeres y niños que viven, sufren, aman y piden que se los escuche.

Por eso, cuando el norte no esté claro o las presiones los hagan dudar, recuerden: no están solos. Jesús camina junto a ustedes; Él, que es ante todo el Camino y la Verdad (“Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”, nos dijo). Pongan sus preocupaciones, temores y anhelos en sus manos, que Él no los dejará sin respuesta.

Pero recordemos también que los cristianos queremos ser portadores de buenas noticias para la humanidad y no profetas de desventuras. En ustedes está ese poder y ese desafío. Los necesitamos constructivos, sensibles al bien común, fieles a las intuiciones que Dios va suscitando en ustedes, con la mirada entrenada para ver lo que se oculta y el corazón dispuesto.

Me gustaría mucho que pudiésemos continuar este camino de diálogo y encuentro. Algunos de ustedes agradecieron este espacio y me parece que sería bueno que se extienda a todos los comunicados de la diócesis. Así podremos seguir conversando sobre estas cosas que nos permiten a todos ayudarnos a caminar desde la tarea y responsabilidad de cada uno. Por mi parte, estoy a su disposición para encontrarnos, compartir inquietudes y buscar caminos juntos. Llamen cuando quieran y consulten lo que sea; quiero estar abierto a todas las cuestiones y necesidades.
Los saludo con cordialidad fraterna.

+ Héctor L. Zordán m.ss.cc
Obispo de Gualeguaychú

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner