Zordán: “Los católicos debemos hacernos cargo del sostenimiento de la Iglesia”

El sostenimiento de la Iglesia por parte del Estado argentino es un tema que ha ocupado los titulares y el debate nacional en la última semana. El domingo pasado y ante el intendente local Esteban Piaggio (PJ), el obispo de Gualeguaychú Héctor Zordán afirmó que “no podemos esperarlo todo del Estado ni que este sostenga la tarea evangelizara de la Iglesia. Por el contrario, somos los católicos los que debemos sostener a nuestros ministros, la formación de catequistas, misioneros, futuros sacerdotes”.

 

Por Verónica Toller

 

Durante la celebración de la fiesta de San José, patrono de esa ciudad, Zordán indicó que “los obispos pensamos que no está mal que se pongan sobre la mesa y se conozcan con claridad los números, recurso que el Estado pone para ese sostenimiento. Que, por otro lado, no cubre la mayor parte del gasto necesario”, dijo. Repasó la historia de este sostenimiento, desde los tiempos en que Rivadavia expropió bienes a la Iglesia y acordó luego un resarcimiento en forma de subsidio, refrendado posteriormente por la Constitución Nacional en 1853 al definir al catolicismo como la religión oficial de nuestro país, hasta la reafirmación en distintas ocasiones en el siglo XX.

Días atrás, en el Congreso de la Nación, la diputada Carla Carrizo (Evolución) preguntó al jefe de gabinete, Marcos Peña, cuánto aporta el Estado nacional a la Iglesia Católica: “130 millones de pesos”, fue la respuesta, destinados a obispos, seminaristas y parroquias de frontera. Posteriormente, el subsecretario de Culto de la Nación, Alfredo Abriani, aclaró que este monto significa apenas el 7% de lo que requiere económicamente por año el mantenimiento de obras y gastos eclesiales. “Lo dice la Constitución Nacional en su art 2. La asignación para un obispo auxiliar es un 70% del sueldo básico de un juez de primera instancia. Y es el 80% en el caso de los obispos titulares de diócesis”, explicó Abriani.

Esta situación de debate público nos permite tomar conciencia de que debemos poner nosotros, los católicos, miembros de la iglesia, la cuestión del sostenimiento  de la Iglesia sobre la mesa. No podemos esperarlo todo del Estado. Debemos los católicos sostener a nuestros ministros, la formación de catequistas, misioneros, sacerdotes, y sostener con nuestros recursos la tarea evangelizadora de la Iglesia”, subrayó.

Recordó que el 2do precepto de la Iglesia “que estudiábamos cuando éramos chicos e íbamos al catecismo”, dice que deben los católicos “contribuir al sostenimiento de la iglesia”. “Pues significa, ni más ni menos, eso: hacernos cargo de una manera adulta, madura, de sostener económicamente todo lo que hace al servicio evangelizador, pastoral y de caridad de nuestra Iglesia”.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner