Zordán sobre la apostasía colectiva: «Es algo que nos duele profundamente y nos cuestiona»

«El hecho de que alguien que ya está bautizado decida renunciar a la fe y al bautismo, es algo que nos duele profundamente y nos cuestiona», expresó a Canal 9 Litoral, Monseñor Héctor Luis Zordán, obispo de la Diócesis de Gualeguaychú.

 

Este miércoles por la mañana, se realizó en Gualeguaychú la segunda apostasía colectiva. Un grupo de personas interesadas en renunciar a la Iglesia Católica, a la cual se pertenece desde el momento en el que se recibe el sacramento del bautismo, se congregó en la plaza San Martín, para luego ingresar juntos al Obispado a realizar el trámite de la apostasía.

Al respecto, Monseñor Héctor Luis Zordán, dijo que «tanto dentro de la Iglesia como en lo personal, se vive con mucho dolor. No hay bronca, hay dolor, porque nosotros estamos contentos de ser cristianos, de haber encontrado un sentido para la vida en seguir a Jesús, en vivir el Evangelio y la fe cristiana. La iglesia sale a anunciar a otros la noticia del Evangelio, invitando a seguir a Jesús y el hecho de que alguien que ya está bautizado decida renunciar a la fe y al bautismo es algo que nos duele profundamente y nos cuestiona».

El obispo de la Diócesis de Gualeguaychú observa la existencia de una «propaganda a favor de la apostasía», porque «el hecho de que sea colectiva es un acontecimiento propagandístico porque, en realidad, pueden venir personalmente e individualmente y hacerla de la misma manera».

Por otro lado, considera que «a la comunidad cristiana nos tiene que cuestionar sobre cómo hemos anunciado la fe, cómo hemos acompañado a las personas que se han acercado a la Iglesia. Es un tiempo doloroso y a la vez fecundo, pero a la fecundidad la tenemos que dar nosotros si nos planteamos en serio todo esto».

Consultado sobre las consecuencias de solicitar la apostasía a la Iglesia Católica, Zordán explicó que «se renuncia a la fe y a la pertenencia a la Iglesia, en el certificado que le extendemos se dice que se renuncia a todos los beneficios espirituales que tiene el ser cristiano, el ser creyente. como vivir en gracia con Dios, la filiación divina… y en cuanto a lo más formal, en el poder recibir los sacramentos, ser padrinos y madrinas, por ejemplo».

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner