Betina Bonnin, maratonista de la vida

Correr y entrenar fue la forma que Betina Bonnin, a sus 38 años, encontró para contener la ansiedad que le provocaría dejar los atados de cigarrillos que solía fumar cada día. “Se empieza de a poco, dos veces por semana primero, después tres, después cuatro, después siete y después también dos veces por día, no sé si es la palabra adecuada pero es como si se generara una adicción o algo similar”, contó a Infoner.

Su primera carrera fue la Maratón de la Playa, en Concepción del Uruguay, la ciudad donde reside, y en la distancia menor de 5 km., en 2008. A más de diez años de aquella experiencia y habiendo corrido 100 kilómetros sin parar a más de 4 mil metros de altura sobre el nivel del mar, reivindica los comienzos e insta a no rendirse: “Cuando veo llegar en malas condiciones a la gente que recién empieza a correr, me acuerdo de mí porque terminé en muy malas condiciones mi primera carrera, a pesar de que era una distancia corta.

Su segunda carrera fue también en la Maratón de la playa 2011, en la distancia de 10 km. Y progresivamente, fue avanzando en distancias y logros, volcándose hacia el trail (carreras pedestres por senderos). Durante los siguientes años, entre 2011 y la actualidad, participó en carreras locales, regionales, nacionales (Jujuy, Salta, Neuquén, Catamarca, Córdoba, Misiones, Tierra del Fuego, Buenos Aires) y también en República Oriental del Uruguay.

En la mayoría de las carreras, obtuvo premios al menos en su categoría. Respecto a puestos en las clasificaciones generales, en 2012 tuvo su primer triunfo, en Villa Urquiza, Paraná. A partir de allí fueron numerosos los podios generales en diversas distancias y disciplinas. Además, si bien no es su especialidad, son de destacar algunos podios en carreras de calle, como la “Maratón Internacional de Reyes”, en Concordia, en 2015, 2017, 2018 y 2020.
En forma paralela al pedestrismo, practica ciclismo (Rural Bike) y canotaje.

También mamá, arquitecta, magíster y docente
Betina nació en Pronunciamiento el 7 de marzo de 1972, hace 48 años. Tiene 2 hijos, Clara de 22 años, quien es Técnica Universitaria en Turismo, y Franco, de 13, que juega al básquet. Es arquitecta y magíster en Administración y Dirección de Empresas y Negocios. Tiene su propio estudio profesional y también trabaja en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, dependiente de la Universidad de Concepción del Uruguay.

“Trabajo en mi estudio profesional por la mañana, y por la tarde doy clases en la carrera de Arquitectura, y además trabajo en extensión universitaria. Entreno el resto del tiempo. Los que nos dedicamos a esto endentemos que entrenamos todo el día, incluso en la oficina llevando una rutina de hidratación”, cuenta Betina, y agrega que “con objetivos coherentes y bien planificados, pueden superarse los obstáculos”.
En ese sentido, es plenamente consciente de que su experiencia puede inspirar a quienes consideren que no tienen tiempo o que ya es demasiado tarde para empezar.

Los obstáculos y un arma muy eficaz
A los obstáculos, Betina prefiere llamarlos “desafíos”, y bajo esa denominación, los divide en: mentales, económicos, físicos y relacionales. Sin embargo, aunque el origen de cada uno sea diferente, asegura que el arma con la que contamos para enfrentarlos siempre es la mente: “Una mente entrenada es la que nos permite primero detectar con claridad el o los problemas, luego analizarlos desde diferentes puntos de vista, con criterio, para luego planificar la forma de abordarlos. Todo se puede planificar y entrenar: la gestión del cansancio en carrera, las tácticas para respetar la dieta en el día a día, las conversaciones productivas con nuestro entrenador para una mejor planificación, la forma de comunicación de nuestros logros, la estrategia a seguir en una carrera, la impacto que dejamos que lo externo tenga en nuestro rendimiento, etc. Esta práctica constante buscando la excelencia nos va a permitir progresar en nuestra carrera deportiva, pero sobre todo como personas”.

Al ser consultada sobre el entrenamiento mental, explica que “cada uno tendrá sus posibilidades, pero sin dudas está al alcance de todos. Las redes sociales nos acercan conocimientos tanto de profesionales como de otros atletas. Internet nos brinda las más variadas opciones. En mi caso, estudio mucho y vuelco la gran parte a escritos o charlas, como la TEDx del 2019. En este momento, curso una Diplomatura en «Liderazgo y coaching deportivo» que me permite analizar y conceptualizar mucha información. Y respecto a la práctica, es más sencilla: la disciplina, el autocontrol, el cumplimiento de metas son herramientas que podemos entrenar en cada actividad de la vida diaria”.

Por dónde empezar
Según Betina Bonnin, hay dos cosas importantísimas sobre las que no podemos perder el enfoque: nuestro objetivo y el planteamiento de los hábitos correctos para lograrlo. La seguridad con la que actuemos en estos dos puntos nos brindarán un resultado cierto. Como dice Toni Nadal, entrenador de Rafael Nadal, «No hay fórmulas estrafalarias»: saber hacia dónde vamos y crear los hábitos adecuados, hará que todos los desafíos sean posibles.

Sabina Melchiori

Notas relacionadas