Un paraíso costero a minutos de Paraná

A tan sólo 42 kilómetros de distancia de la capital entrerriana se encuentra Villa Urquiza, un paraíso para descansar del caos de la ciudad, bañarse en sus playas y ver los mejores atardeceres sobre el río Paraná.

Por Aldana Badano
Fuente: MIRADOR

Villa Urquiza es un municipio ubicado en el Distrito Diamante del departamento Paraná en la provincia de Entre Ríos. Fue fundada por el general Justo José de Urquiza en 1860 sobre una colonia originada en 1853. Es una de las pocas colonias que aún se mantiene en pie y año a año crece para ofrecer mayores comodidades a los miles de turistas que la eligen como destino para pasar momentos de descanso en contacto con la naturaleza.

Se puede llegar por ruta desde Paraná tomando la RN12 y luego la 168, hasta llegar a la entrada de la ciudad; ir hasta la Picada y tomar el camino de ripio que acorta algunos kilómetros de distancia; o puede tomarse el desvío por un pintoresco camino de tierra donde los árboles forman un túnel natural y pasar por la balsa que ofrece una postal inigualable del arroyo Las Conchas. Si no se posee vehículo, hay colectivos que salen desde la terminal de Paraná, y pasan por distintos puntos de la ciudad, que van hasta la Villa y ofrecen variados horarios de ida y vuelta. También se puede llegar a través del río en embarcaciones que, dependiendo de la potencia del motor y la corriente, puede llevar alrededor de media hora.

Desde propuestas culturales para toda la familia en la plaza 1° de Mayo hasta la clásica fiesta de la playa para los jóvenes, Villa Urquiza ofrece también un paisaje ideal para safaris fotográficos, paseos náuticos y visitas a lugares históricos como el Museo Regional, el Cementerio de la Colonización, el Colegio de la Providencia y la Parroquia de la Inmaculada Concepción. También se puede pasar la tarde tomando sol en la playa o disfrutar del paisaje en la sobra que ofrece la arboleda del camping municipal donde también hay una bajada para lanchas si es que se posee embarcación.

Alojamientos

En Villa Urquiza, la conjunción de río y verdes conforman una gama de colores casi imposible de igualar, convirtiéndose así en un punto panorámico ideal para los safaris fotográficos y las excursiones náuticas para disfrutar del paisaje acuático permitiendo internarse en las islas repletas de plantas y animales silvestres. Recorrer el municipio a pie o bicicleta también ofrece su belleza ya que permite disfrutar de su pintoresca geografía de barrancas y monte denso y natural. El camino costero puede recorrerse también en vehículo y ofrece seis kilómetros de barranca y río emplazada en un marco natural de flora y fauna autóctonas. También ofrece una de las mejores playas de la costa del Paraná con mil metros de arena y alrededor de 500 metros con espacio arbolado desde donde se pueden disfrutar las propuestas de deportes playeros y actividades programadas y de una vista inigualable del imponente río Paraná que al atardecer ofrece una de las mejores postales del ocaso dibujando una paleta de colores en el horizonte.

Hay diversas propuestas de alojamientos para los turistas que deciden visitar la villa: desde bungalows, cabañas y habitaciones hasta el camping municipal donde carpas y casas rodantes encuentran privilegiados lugares bajo los inmensos sauces. Este espacio cuenta con sector familia y el sector general para que los ruidos molestos no sean un impedimento de disfrutar del lugar. También ofrece energía eléctrica, churrasqueras, estacionamiento, agua potable, sanitarios, duchas con agua caliente, quinchos techados, mesas y proveedurías en el mismo complejo.

Los montos para acceder a la zona de playa y camping son los siguientes: $40 por persona o vehículo pequeño; $120 para embarcaciones y colectivos. Para acampar debe abonarse los siguientes montos por día: $130 para carpas de hasta 2 personas; $250 carpas de hasta 6 personas; $400 para carpas de 7 o más personas o casas rodantes de un eje y $420 para casas rodantes de dos ejes.

Propuestas históricas

Villa Urquiza mantiene su fisonomía de colonia, pero a la vez año a año crece para ofrecer mayores comodidades a los miles de turistas que la eligen como destino para pasar un fin de semana o algunos días más en verano. En la entrada a la playa puede disfrutarse del Monumento al Estibador y del muelle que fue refaccionado hace algunos años ofreciendo un espacio con bancos para disfrutar de una vista privilegiada del atardecer sobre el río Paraná.

Debido a su antigüedad, Villa Urquiza propone atracciones históricas como el Museo Regional que es el edificio que se encuentra frente a la plaza 1° de Mayo. Es uno de los primeros construidos en la ciudad y fue hecho de inmediato al trazado del centro urbano en 1860. Perteneció a Francisco Antelo, gobernador de Entre Ríos, desde 1877 hasta 1884. Luego fue adquirida por José María Aceñolaza, y se convirtió en uno de los principales comercios de Villa Urquiza, hasta 1986 donde se produjo su cierre. Hoy es el Museo Regional Aceñolaza, alberga piezas auténticas, donaciones de los familiares de los primeros colonizadores, armas, restos indígenas, elementos de uso cotidiano, equipos de fotografías, billetes, fotos, una importante muestra de restos marinos encontrados en la zona y demás elementos.

También se puede visitar el Muelle Histórico, en él recalaban barcos y chatas de gran calado, afectados al transporte de pasajeros o de productos de la tierra, en la época de la colonización. El muelle consta de tres pisos de madera, dos de ellos están enterrados bajo la arena, la estructura que está a la vista data de su construcción en el año 1853. Se llega al muelle por la avenida principal Alameda de la Bajada.

Otra de las atracciones históricas es el Cementerio de la Colonización, que se emplaza mirando al este y dando la espalda al río Paraná, a unos tres kilómetros al noreste del núcleo urbano. Sus tumbas en su mayoría se identifican por una cruz se hierro implantada en la tierra. Su inauguración se pierde en el tiempo, y es de destacar que la mayoría de las tumbas señalan que muy pocos de sus muertos llegaron a ver la primera década del siglo XX.

Fiesta patronal

En “La Villa” se puede visitar el Colegio de la Providencia que fue fundado en 1893 por monseñor Van Damme y pertenece a la Congregación de Hermanas Franciscanas de Gante. Hoy funciona como escuela primaria y hogar para niños. Este lugar se encuentra abierto a los turistas y allí se puede disfrutar del Vivero “San Francisco”, donde se pueden adquirir distintos tipos de plantas, platines y árboles; la Capilla “Sagrado Corazón de Jesús” y el Cementerio de la Congregación, donde reposan los restos de monseñor Teófilo Van Dame y del párroco José Boxler que fue cura durante 53 años en esta localidad.

Además, los feligreses pueden aprovechar para visitar la Parroquia Inmaculada Concepción que fue fundada el 8 de diciembre de 1860. La virgen de la Inmaculada Concepción es hoy la Patrona del pueblo, y en es fecha se celebra la fiesta patronal. En 1881 era una Capilla Vicaria, donde se realizaban matrimonios y se registraban defunciones. En 1909 se pide una ayuda al gobierno, para la casa parroquial, que fue desprendimiento de la Parroquia de San Miguel, al año siguiente se realizaron refacciones. El 18 de abril de 1936 llega a Villa Urquiza el padre José Boxler, quien estuvo en esta localidad 53 años.

Atractivos

La plaza 1° Mayo es la principal y fue fundada el 8 de diciembre de 1860. Junto a sus árboles centenarios, se destacan el busto al General Urquiza en homenaje a su fundador y un monolito caracterizado por un arado de madera en homenaje a los primeros colonizadores. Allí, además de disfrutar de la sombra y el fresco, los fines de semana se realizan actividades culturales para toda la familia.

Una de las maneras más pintorescas de llegar a la Villa es a través de la balsa. El paraje donde se aborda se encuentra a cinco kilómetros de la ciudad. Es única en el país debido a su tipo de tracción a sangre manipulada por un hombre. “La Balsa” motivo de paseo para turistas, une de costa a costa el arroyo “Las Conchas” en una distancia de aproximadamente 70 metros, utilizada como vehículo fluvial para el cruce de este arroyo. Funciona guiada por dos cables de acero laterales sujetos en ambas costas del arroyo que lo atraviesa a una altura aproximada de un metro sobre el agua, en ella pueden viajar hasta tres vehículos. Este trayecto acorta la distancia de Paraná a Villa Urquiza en una distancia de 20 kilómetros. Aunque en la actualidad es una excursión turística, en el pasado fue un medio de comunicación y transporte de suma importancia.
Hoy se ha convertido en un motivo de atracción turística ya que resulta un viaje singular y fascinante, pues la naturaleza se mezcla con la historia y lo sereno del lugar.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner