Museo Almeida, resguardo y difusión de la historia prehispánica

Lo que hace 70 años era un museo ambulante, conformado por tres tipos de viandas de fabricación artesanal donde Don Manuel transportaba cráneos y piezas de cerámica aborigen y las llevaba a las escuelas, hoy es un hermoso y moderno museo ubicado en el centro de Gualeguaychú que lleva su nombre. Por Sabina Melchiori El nombre del museo A Don Manuel Almeida le gustaba navegar por el río, observar los animales, fotografiar flores y juntar bichos para mostrárselos luego, en la clase, a sus alumnos de zoología, botánica y anatomía.…

Leer más

La corneta murguera, patrimonio cultural inmaterial de la República Argentina

Hay un instrumento musical exclusivamente gualeguaychuense que de tan arraigado que está en el acervo cultural carnavalero de la ciudad, fue incorporado al inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Argentina, por Secretaría de Cultura de la Nación. Se llama “corneta” y es propia de las murgas de los corsos populares Matecito. Por Sabina Melchiori Cuando se asoman los corneteros, cerrando el desfile de la murga, la foto es urgente. Pero hay que tener cuidado con la espuma, sacar rapidito el celular del bolsillo y volver a guardarlo antes de…

Leer más

Je suis Mimí: Un fragmento abismalmente doloroso de nuestra historia más oscura como país

Je suis Mimí es una ficción sutilmente urdida por medio de retazos de otros relatos que la autora conoció a través de entrevistas, recuerdos familiares, documentos de época, cartas y recortes de diarios celosa y minuciosamente guardados durante años por Mimí. Un gran trabajo de Sabina Melchiori, de mucho valor, porque ha tenido que poner el cuerpo, el corazón, el territorio de las emociones.

Leer más

Je suis Mimí

Je suis Mimí es el segundo libro de la periodista Sabina Melchiori, la autobiografía –ficcionada pero posible- de Noemí Díaz Urrutibéhéty; una mujer que vivió 90 años y fue testigo de los momentos más aciagos de las últimas décadas del siglo pasado. 

Leer más

Los fusilamientos del ´56 y una historia que nos quema desde el olvido

Uno de los soldados que integraba el pelotón  de fusilamiento temblaba. Había reconocido a quien debía ajusticiar, era el sargento Rojas bastonero de la Banda del Regimiento dos de Infantería con asiento en Palermo. El fusil le pesaba y su tribulación era tan grande que fue advertida por quien iba a morir. “No es nada muchacho” le dijo en tono comprensivo y paternal “apuntá acá” y cuando la descarga era eminente gritó bien fuerte. ¡Viva la Patria, viva Perón, viva el Regimiento dos!

Leer más